Quema de libros signo de regresion al oscurantismo.

CAMINANTE

Toño Martinez

Primero fue el presidente nacional del PAN ( Partido Acción Nacional) Marko Cortés, luego diversas expresiones de actores políticos y padres de familia más voces de intelectuales, líderes sociales y organizaciones civiles invitando a rechazar los libros de texto para educación elemental, y ahora, en el paroxismo regresivo que está generando emprender acciones radicales circula en redes sociales una convocatoria para una quema de libros en el zócalo de la Ciudad de México el 10 de Septiembre, todo lo cual está a punto de meter al país en una nueva vorágine de inestabilidad política y social.
Aún cuando se descubren cada día más errores de contenido en ciencias y humanidades en los textos así como una clara tendencia a inscribir como un hecho histórico al gobierno de la cuarta transformación, y ponerte regimenes izquierdistas no es el camino reaccionar con una condena total, en lugar de ejercer el derecho a exigir en el marco de la ley que se corrijan y se suspenda su entrega a los niños y adolescentes hasta que se hagan las enmiendas.
Es derecho social y humano contenidos en la Constitución Mexicana el acceso a una educación libre de dogmas religiosos y políticos, y habría que agregar libre de promover conductas confusas en materia de género y tendencias de cualquier índole, sino que recoja la historia propia nacional y la universal, y se inserte la evolución científica y tecnológica.
Que promueva respeto, valores, moral, civismo; ls identidad mexicana y regional, despierte el interés de los niños para saber más.
Sería verdaderamente terrible que guiados por tenebras políticas se cometieran actos de barbarie quemando los textos como sucedió 1497 en Florencia, Italia, cuando el monje Girolamo Savona emprendió una destrucción de libros en hogueras para ” purificarlos” del pecado que para entonces eran la ciencia, arte y cultura.
Otro acto deleznable contra el conocimiento fue el ocurrido en 1935 cuando las juventudes hitlerianas incitadas por el odio antisemita de Adolfo Hitler quemaron libros de autores judíos y de otros pensadores y escritores por considerarlos contrarios al nacionalismo nazi.
Los iberos en su llegada al Continente Americano destruyeron códices mayas, aztecas y de otras culturas que contenían la cosmovision, organización social, costumbres y conocimientos de la ciencia de los pueblos originarios
Avanzados en el siglo XXI conductas como la del presidente nacional del PAN Marko Cortés que el 2 de Agosto exhorto en una infortunada declaració a los padres de familia de todo el país para que, que ante el probable desacato de López Obrador ( Andrés jajaja Manuel) desechen los libros de texto o les arranquen las hojas que consideren que no son convenientes para la educación de los niños es regresar al oscurantismo.
Más grave es el mensaje anónimo en redes sociales convocando a una ” gran quema de Libros de texto 2023 – 2024 de educación básica el 10 de Septiembre en el Zócalo de la CDMX a las 7 de la tarde.
Si un responsable hay de haber llegado a este grado de irritación social que engendra actitudes hostiles es el Gobierno de la llamada cuarta transformación por la ligereza o premeditación con la que confecciono los libros de texto; pero responder con violencia cultural no es la solución.
Cuando la indignación rebasa a la reflexión y hasta al sentido común no ayuda a obtener resultados y los afectados serán los niños.
Para luchar están las leyes y los primeros amparos para frenar la distribución de los libros, incluyendo el de un niño de Chihuahua, muestran que es el camino, nunca la destrucción del material didáctico.

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

ultimas noticias

Related news