spot_imgspot_img

Ebrard ni títere ni sumiso. Exhibe el cochinero morenista.

spot_imgspot_img

CAMINANTE

Toño Martinez

Marcelo Ebrard Casaubón confirmo las expectativas que generó desde que el dueño de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, comenzó a jugar con los nombres de quienes, por la cuarta transformación, eran los mejor calificados para buscar la presidencia de México en el 2924, en cuanto a
que no sería ningún monigote, títere manipulable y menos vasallo al que el presidente podia manipular con solo chasquear los dedos.
Este miércoles lo evidenció, cuando publicamente exigió a la dirigencia del Partido Movimiento Regeneración Nacional que dejaran de simular y haga respetar las reglas acordadas de piso parejo, y acuso concretamente a Claudia Sheinbaum de recurrir a acarreo monumental a sus actos de promoción.
No dijo el todavía corcholato nada fuera de contexto o que no supieramos y hasta se quedó corto, porque cuando Sheinbaum estuvo en San Luis Potosí capital, Ebano y Ciudad Valles sus avanzadas movieron gente hasta en ambulancias, para dar la impresión de abrumadora simpatía.
Incluso promovieron que en Ebano se le entregara el bastón de mando indigena, un acto que dejó de tener valor de respetabilidad y reconocimiento o hermandad con un personaje, porque se mercantilizó.
En Valles las ambulancias de varios municipios que trajeron gente fueron estacionadas en torno al estacionamiento de un negocio de pizzas en el bulevar Mexico – Laredo para el despiste.
Cuestionó el relajo de encuestas que siempre ponen a Claudia con ventaja en puntos cuando no es así.
También señaló lo que se ve por todos lados es decir lonas, espectaculares y pintas de Claudia en algunas incluso junto a la imagen de López Obrador.
Seguro que desde López Obrador hasta Mario Delgado líder de Morena y por supuesto Claudia, Adán Augusto, Ricardo Monreal y el inefable Gerardo Fernández Noroña
se le van a ir a la yugular a Ebrard Casaubon, bueno ya comenzaron, pero de qué el impacto mediático que obtuvo le acarreo simpatías y lo catapultó nadie lo dudo.
Marcelo Ebrard reune la mayor experiencia en cargos públicos, conoce las entrañas del poder y sus resultados en la diplomacia mexicana han sido de lo más depurado y productivo en diversas vertientes, incluyendo la salud.
Eso para los analistas le daría la gran ventaja frente a los demás que buscan por Morena y aliados ocupar la silla que dejara López Obrador el próximo año .

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

ultimas noticias

Noticias Relacionadas