‘Vamos por todos’, dice la periodista Lydia Cacho tras arresto de Mario Marín

7

La detención del exgobernador del estado mexicano de Puebla Mario Marín (2005-2011) le abrió un resquicio de acceso a la justicia a la periodista mexicana Lydia Cacho, torturada en 2005 presuntamente por orden del político tras destapar una red de pornografía y prostitución infantil.

Marín era buscado desde hace casi dos años, después de que en abril de 2019 una jueza del estado de Quintana Roo emitiera una orden de aprehensión en contra suya y de otras tres personas, el empresario José Kamel Nacif, el exjefe de la Policía estatal Adolfo Karam y su director de mandamientos judiciales, Juan Sánchez, implicados en la tortura.
“Vamos por todos”, escribió Cacho en un mensaje en Twitter tras la detención de Marín ocurrida el miércoles en Acapulco, estado de Guerrero.

La periodista dijo en el mensaje que la Fiscalía General de la República (FGR) de México le avisó en cuanto detuvieron al exgobernador que estaba escondido en el popular balneario. “Llevo 14 años buscando justicia por haber sido torturada por este cómplice de redes de pornografía infantil”, agregó.

La activista fue detenida en diciembre de 2005 por una decena de policías que, sin contar con orden de captura, la trasladaron de Cancún a Puebla en un vehículo propiedad del empresario de la industria textil José Kamel Nacif.

El empresario era uno de los principales señalados en el libro dedicado a la investigación del suceso titulado “Los demonios del Edén”, en el que la periodista denunció una trama de pornografía y prostitución infantil.