Un ente asustó a Doña Celia muchos años; hoy regresó a investigar

80

Toño Martínez

Ciudad Valles.- Una y otra vez durante las noches, entre 2 y 3 de la madrugada, Doña Celia Castillo Turrubiates – ahora de 76 años de edad-, era atormentada por el sonido de un objeto pesado. que caía sobre el techo de su casa en el rancho ‘ La Loma», y derramaba cosas, como fragmentos de metal o piedras que caían rodando al patio.

Nadie más de su familia lo escuchaba aunque compartían la casa. Varias veces
y venciendo el miedo la mujer dejo la cama, abrió la puerta de madera y se asomo pero la obscuridad, apenas distinguía los arbustos y maleza que circundaban el terreno unos 200 metros distante del río » Valles».

Pero nada, apenas si los grillos, el canto de aves nocturnas o el ladrido de algún perro a la distancia rompían el silencio.

Pero el fenómeno misterioso no cesaba y era siempre muy puntual.
Ella pensó: » Que me querrán decir pues nomás yo lo oigo».

‘ Tal vez haya algo enterrado por aquí porque a veces la cosa esa se me asemeja a un baúl o batea con monedas».

Circunstancias diversas incluyendo el golpe del objeto cayendo y desparramando su contenido, así como problemas con algunos vecinos de las pocas viviendas del lugar ubicado a minutos de Valles obligaron a Doña Celia a dejar su casa y trasladar su domicilio a la colonia » Antonio Esper» o » Bonifacio Salinas» de la Ciudad.

Pero en los 30 años que han pasado desde entonces Doña Celia vive con la inquietud de descifrar el misterio y origen de sus espantos; este miércoles con ayuda del buscador de tesoros ocultos y especialista rnanejo del Péndulo, Marco Antonio Saenz López y acompañada por su hijo Federico Cano Castillo, acudieron a la casa abandonada para llevar a cabo una exploración del terreno aplicando esa técnica esoterica.

El Péndulo colgando en la mano derecha de Sáenz López comenzó a ‘ jalar » hacia determinado punto del terreno a unos 3O metros de la casa, y luego giro frenéticamente al pie de un ciruelo.

‘ Aquí es, hay algo enterrado señala el Péndulo, pero no sé de qué se trate ‘ comento el gambusino.

Federico dijo que aunque esperaba a unas personas con detectores de tecnología avanzada, comenzaría a excavar por su cuenta porque también tenía la sensación de ‘ algo» que estaba escondido ahí.

Doña Celia pidió estar presente para saber que la asustaba tanto por las noches, que le querían avisar desde el mundo espiritual.

.