spot_imgspot_img

Se calienta el ambiente político

spot_imgspot_img

DE FONDO

Fernando Díaz de León Cardona

A la coalición PAN-PRI-PRD parece que las decisiones se le complican en la selección del candidato a la presidencia municipal capitalina. Por un lado, Enrique Galindo del PRI mide sus posibilidades reales de reelección o bien pronto decidirá si se inclina por otra candidatura.

Trabajo pie en tierra, obra pública y trabajo político lo tiene, de tal suerte que existen condiciones favorables para abanderar nuevamente a los tres partidos. No obstante, hacia el interior del Partido Acción Nacional, sienten que la postulación deberá hacerla el PAN debido a que la mayoría de los votos que le dieron el triunfo a Enrique fue el que lo llevó a la alcaldía.

O es Galindo el abanderado de la coalición o lo será el diputado local Rubén Guajardo que no ha hecho un mal papel en el Congreso del Estado. Guajardo anda movidísimo y le apuesta a que su partido lo considere como un candidato natural. Por su parte, el hermano del legislador federal Xavier Azuara, también la quiere, sin embargo, se observa distante de esta posibilidad.

Si el actual presidente municipal decide postularse como candidato al Senado de la República, sabe de antemano que tendrá dos gallonas y un buen gallo enfrente. Ruth González Silva del PVEM va con todo y por MORENA, Rita Ozalia Rodríguez y Gabino Morales no están mancos. Ambos podrían resultar favorecidos por la inercia misma del voto en cascada que aportará Claudia.

Por el lado del Partido Verde Ecologista de México, el diputado federal Gilberto Hernández Villafuerte, es sin duda el candidato del gobernador. Gil, ya lo mencionamos, arrastra la gran experiencia de haber gobernado en dos ocasiones el segundo municipio más importante del estado. Ni los curros, ni los Verdes o Morenos lo ven mal y esa misma inercia de votos le favorecerá.

En la contienda municipal, la manzana de la discordia la podría sembrar Leonel Serrato Sánchez si se insiste en postularlo. No es que no sea legítimo o que no tenga derechos políticos a salvo para contender, aquí el problema es que su inclusión, y eso lo saben bien en MORENA, es que su candidatura no sería para ganar sino para dividir votos y con ello favorecer a la coalición PAN-PRI-PRD.

En mi opinión, Leonel sería un excelente candidato a una diputación local o federal. El hombre cuenta con todos los recursos discursivos y los conocimientos suficientes para hacer del Congreso un verdadero escenario de análisis y debate, pero si se aferra en ser presidente municipal, lo único que va a lograr es que MORENA pierda la alcaldía capitalina.

Con su postura radical y a veces intransigente, MORENA no se sumó al Acuerdo de Civilidad Política y, más clarito que ni el agua, su dirigencia estatal ya dijo que no respaldará la candidatura de Gilberto Hernández Villafuerte, pese a que es diputado federal justamente por MORENA. Si los tres partidos sometieran a una medición a los cuatro principales aspirantes a la alcaldía, con toda certeza que el resultado se apretaría entre Galindo y Hernández Villafuerte.

En fin, las cartas están puestas sobre la mesa y todo dependerá de ese electorado que hoy por hoy recibe beneficios de un lado y otro. Todos, sin excepción serían buenos candidatos, el único obstáculo, insisto, es en la pretensión de MORENA de querer llevar a la fiesta a Leonel Serrato.

ENTRE PARENTESIS

Esta semana, si no sucede algo en contrario, el Fiscal General Estado, estará detallando el gran fraude del siglo y a sus involucrados. Es importante quitar ya el velo a ese misterio porque lo único que está generando es especulación. Total, si hay responsables que se impongan sanciones ejemplares, sería por bien del estado y en beneficio de toda la burocracia. Hasta pronto

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

ultimas noticias

Noticias Relacionadas