spot_imgspot_img

Recomienda IMSS San Luis Potosí refrigerios saludables para las y los estudiantes

spot_imgspot_img

·         Una alimentación adecuada, acompañada de actividad física, permitirá el máximo aprovechamiento escolar.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en San Luis Potosí recomienda a madres y padres de familia preparar refrigerios saludables para sus hijas e hijos en este regreso a clases, con el fin de evitar sobrepeso y obesidad, y sus complicaciones, desde edades tempranas.

El coordinador de Nutrición y Dietética de la Jefatura de Prestaciones Médicas del IMSS, Ponciano González Chávez, precisó que es muy importante que las y los pequeños desayunen antes de salir a la escuela, ya que, este alimento, además de brindar los nutrientes de los alimentos, proporciona la energía para que puedan tener la concentración en las clases, así como para desarrollar las actividades cotidianas.

Resaltó la necesidad de educar a las niñas y niños desde pequeños sobre la importancia de los alimentos que consumen, que conozcan el aporte nutrimental.

Por ejemplo, las verduras y frutas proporcionan vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra; los cereales proporcionan la energía para tener fuerza y desarrollar las actividades diarias, como correr, jugar y estudiar; mientras que las leguminosas y alimentos de origen animal proporcionan las proteínas necesarias para formar o reponer los tejidos, como músculos, piel y sangre.

González Chávez indicó que el refrigerio es una pequeña comida que se debe realizar a media mañana y por la tarde, para tener suficiente energía durante el día, además de las tres comidas completas, ya que la infancia es una etapa básica para el crecimiento y desarrollo.

Señaló que el lunch debe contar con todos los grupos de alimentos que contribuyen al desarrollo de las niñas y niños, como son las proteínas, grasas, carbohidratos, fibra, calcio, vitaminas, minerales y agua. Para ello, pueden ofrecer alimentos como sándwich, ensalada de verduras, yogurt natural, galletas integrales, huevo, queso, atún, pollo, agua simple y todas las frutas.

Mencionó que otros alimentos saludables que se pueden incorporar al refrigerio son: cacahuates, almendras, nueces, amaranto, habas o garbanzos tostados, palomitas de maíz naturales y cuadritos de queso panela.

Asimismo, recomendó llevar a las y los menores a la Unidad de Medicina Familiar que les corresponda, con el médico familiar y el nutriólogo, para establecer los requerimientos calóricos.

El especialista del IMSS afirmó que una alimentación correcta, tomar agua simple y la actividad física son aspectos importantes para prevenir y controlar el sobrepeso, obesidad y sus complicaciones.

Aclaró que el refrigerio no es un reemplazo del desayuno o de la comida, y que las y los menores que comen antes de ir a la escuela prestan más atención a sus lecciones, además de que desempeñan mejor sus tareas escolares.

El coordinador de Nutrición del Seguro Social exhortó a los padres de familia a evitar incluir en el lunch refrescos, jugos industrializados o comida chatarra, ya que un refrigerio inadecuado puede contribuir al sobrepeso.

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

ultimas noticias

Noticias Relacionadas