Presidente López, fortalezca la ley, paz y orden social no el caos.

17

Por: Toño Martinez

A su edad, presidente Andrés Manuel López Obrador, el ser humano por su trayecto en la vida adquiere un cúmulo de experiencias que van moldeando su visión y cambiando lo inútil, para despojarse de aquellas emociones negativas y conductas atropelladas que el proceso de aprendizaje error- acierto llegaron a dañar su entorno cercano, con los demás e incluso a la confrontación con los principios básicos que rigen el orden de la sociedad.
La evolución del pensamiento por el paso de los años serena, pule la percepción cognitiva para transmutar hacia una actitud armónica, y comprender, que debemos adaptarnos a todas las formas de pensamiento y personalidades pero  caminar juntos.
Que la nuestra no es la verdad genuina y todos deben seguirla.

Cuando esa reflexión sobre la experiencia se remite a la función de un gobernante, responsable de conducir a un país adquiere otra dimensión pues debe tener como principio la procuración del bienestar colectivo, la salud de la sociedad y la cohesión para la participación en las causas supremas.

Bajo este análisis presidente Andrés Manuel.  López Obrador y aún entendiendo que su andar por la vida no a sido sobre alfombra sino en espinas que le dejo heridas emocionales traducidas en incapacidad para aceptar fracasos, intolerancia a ideas contrarias a las suyas, ansiedad, rabietas y una actitud berrinchuda para imponer su voluntad haciendo a un lado consejos y el sentido común, puede enderezar el rumbo.
México necesita un líder creativo, unificador y proactivo; un líder justo, que construya equilibrios sociales pero no en base a fomentar la discordia ni la confrontación de clases y sectores sino con sinergias.

Ya deje de rumiar rencores contra el pasado, deje a un lado a sus antecesores que si dañaron al país por sus ideas neoliberales, conservadoras o de clases que la historia los ponga en su lugar y la ley los puede alcanzar pero por los conductos legales no la retórica furibunda que le gusta utilizar presidente.

Demuestre López Obrador que es diferente a aquellos, mejor no peor.
Decía el escritor y político Carlos Fuentes que vivir anclado en el pasado es una manera de perderse el presente. Está claro y entendible no?.

Comience ahora Andrés Manuel, póngale alto a la nueva oleada de odio que se está descargando contra los legisladores que rechazaron la Reforma Eléctrica, antes de que las agresiones a sus casas de enlace y colocación de su foto con el título de ‘ Traidor a la Patria’ que no son y lo sabe, antes de que escale a atentados físicos contra ellos o su familia.

Apague presidente las hogueras de rencor desadaptados miembros de su partido MORENA antes de que el fuego escape de sus manos.

México no lo merece y menos en estos momentos de incertidumbre.