Por segundo año consecutivo, cancelan los Sanfermines en Pamplona por COVID-19

8

Las fiestas de San Fermín, que atraen a miles de turistas de todo el mundo a los encierros que se corren por las calles de Pamplona, han sido canceladas por segundo año consecutivo debido a la pandemia por COVID-19, anunció el martes la presidenta de la región donde se encuentra la ciudad española.

“Una fiesta internacional como son los Sanfermines, en la que vienen a Navarra millones de personas, no va a ser posible”, dijo la presidenta navarra María Chivite.

La fiesta, que se celebra todos los años en julio, adquirió fama internacional a raíz de “Fiesta” (“The Sun Also Rises”), la novela de Ernest Hemingway de 1926.

Además de los encierros matutinos y las corridas de toros de la tarde, la fiesta comprende los cantos, los bailes y los tragos con que celebran durante todo el día participantes vestidos de blanco y con pañuelos rojos al cuello.

También se realizan actos religiosos en honor al santo.
La cancelación del año pasado fue la primera en más de cuatro décadas. La última vez que Pamplona no celebró la fiesta dos años seguidos fue durante la Guerra Civil española, en la década de 1930.

En un país en el que las restricciones por COVID-19 varían de una región a otra, la cancelación anticipada de la fiesta contrastó con el enfoque de la pandemia más relajado de la Comunidad de Madrid, donde a partir del viernes se permitirá que se reúnan en una misma mesa en los restaurantes grupos de hasta seis personas, frente a las cuatro actuales.

El toque de queda de las 10 de la noche podría ampliarse hasta la medianoche en Madrid, donde se sigue permitiendo comer y beber dentro de los bares y restaurantes. Los teatros y museos de la ciudad siguen abiertos.

El lunes, España informó 79.686 nuevos casos desde el viernes, una cifra inferior a la del fin de semana anterior, que fue de 93.822, y eleva el total acumulado en el país a más de 2,8 millones. El número de muertos aumentó en 762, hasta 59.081.

El Ministerio de Sanidad de España decidirá esta semana si se administra o no a las personas mayores la vacuna de COVID-19 de AstraZeneca, recientemente aprobada, según declaró el lunes por la noche en una rueda de prensa el jefe de Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

Varios países europeos, entre ellos Alemania, Polonia y Austria, han restringido la vacuna a personas más jóvenes ante la falta de datos clínicos sobre su uso en personas mayores de 65 años.

“Los ensayos clínicos no los han realizado en personas mayores, con lo cual es muy posible que al no tener evidencia se recomiende para grupos más jóvenes que sí hayan formado parte de los ensayos”, dijo Simón