Otra vez, potosinos dignos e indignos

23

Finalmente arrancan las campañas, esas que dicen que son del pueblo, – las de presidentes municipales. Las de gobernador comenzaron hace un mes, solo que la decisión de candidaturas fue de las cúpulas partidistas y de las mafias del poder. En teoría, los candidatos a diputados federales y diputados locales, deberán convertirse en promotores centrales de los candidatos a gobernador.

Durante dos meses, los habitantes de los 58 municipios estaremos saturados de propaganda; de propuestas serias, de enfrentamientos y de confrontaciones irracionales; lamentablemente, seguirá prevaleciendo la ocurrencia, la guerra sucia y el bajo nivel de contienda. Cada candidato a las alcaldías, a diputados federales y locales mostrará ante un confuso e incrédulo elector, su propósito, su programa y catálogo de buenas intenciones; al final del día, su resultado dependerá del votante y este se sabrá el 6 de junio.

Dicen que estamos en presencia de las elecciones más grandes de la historia y puede que tengan razón por el número de cargos que se disputan, pero también es cierto que es la contienda más confusa, enrarecida y perversa por la naturaleza misma de su composición. Ya en otras ocasiones, hemos puntualizado que lo que realmente está en juego es la pugna por el poder entre dos grandes grupos: Entre quienes buscan conservar los privilegios del pasado contra quienes luchan por un cambio en la forma de gobernar. Olvidémonos de principios, ética o moral política, eso ya no existe.

Cada elección, en cada municipio y en cada distrito es importante, – no se duda, sin embargo, no podemos negar que el mayor interés de esta contienda está centrado en la gubernatura del estado y sobradamente en la alcaldía capitalina, – una elección en la que saldrán otra vez a relucir los potosinos “dignos e indignos,” “buenos y malos”, honestos y corruptos”. Al gobierno federal le interesa desde luego la elección de diputados federales porque de su resultado dependerá la sobrevivencia de la Cuarta Transformación. Si el presidente López Obrador no logra conservar la mayoría en la Cámara de Diputados, ya lo hemos dicho, simplemente la 4T ya se chingó.

En el contexto local, si el presidente de la República y su partido MORENA no disponen de otra cosa, es muy probable que la elección se vaya a tercios y que la votación se divida entre las dos principales coaliciones representadas por el PAN-PRI-PRD-PCP; la integrada por el PVEM-PT y por MORENA. Todo dependerá del grado de dificultad con la que se desenvuelva cada campaña, pero también del ritmo y emoción que le imprima cada uno de los candidatos.

Después del arranque de campaña para las alcaldías, diputaciones locales y federales, será en aproximadamente 45 días, – no antes, cuando empiece a plantearse y definirse verdaderamente la “utilidad del voto” para un determinado proyecto político o candidato a gobernador; Ello dependerá del nivel de posicionamiento real que demuestre en mes y medio cada postulante, – y por supuesto, de su influencia, habilidad política, capacidad y medios para el convencimiento y movilización.

Será también a partir de este domingo, cuando se comience a medir realmente el efecto político y emocional que generó entre las militancias reales una alianza como la compuesta por el PRI-PAN y PRD. En la capital potosina y en la mayoría de los municipios, priistas y panistas no olvidan ni perdonan afrentas del pasado que llegaron a registrar muertes, polarización social, la división entre familias enteras, tomas y lapidación de presidencias municipales, quema de oficinas destrucción de documentos oficiales, desafueros y encarcelamientos.

En MORENA, igual se empezará a sentir el impacto de sus imposiciones, y, desde hoy se augura que no será esa militancia ficticia o inexistente la que defina la elección, sino todos aquellos ciudadanos agraviados y sin partido que defienden a morir a AMLO. Sí, todos esos potosinos que creen y respaldan ciegamente al presidente de la República serán los que saldrán a votar. No lo harán por los candidatos de MORENA, sino que sufragarán por un candidato de otro partido por el que sienten tiene mayor compromiso e identidad con la Cuarta Transformación, ya lo verán.

Hasta luego.