No tiene que ser un militante de MORENA

DE FONDO
Fernando Díaz de León Cardona
Si la convocatoria de MORENA para seleccionar a sus candidatos al Senado de la República determina que deberá ser un varón quien encabece la primera fórmula, no debe sorprendernos, porque finalmente es un tema que forma parte de los acuerdos coalicionistas a nivel nacional con el PVEM y PT.
Lo sorprendente es que el líder nacional de MORENA se pase por el arco del triunfo la recomendación hecha por el presidente López Obrador, cuando sugirió que en aquellos estados donde gobierna un partido aliado, fueran quienes encabezaran las fórmulas; en el caso de SLP el PVEM es mayoría, pese a las encuestas de MORENA.
Si al final del día, así lo dictamina la convocatoria, los partidos aliancistas deberán ajustarse a la nominación, – sin embargo, ello no significa que el candidato de la alianza deba ser obligadamente un militante de MORENA, porque en términos de competitividad electoral, Gabino Morales, nada tiene que hacer frente a un eventual candidato por la coalición que, si bien es postulado por MORENA, sería respaldado ampliamente por el PVEM y el PT, me refiero al expresidente municipal Ricardo Gallardo Juárez.
Ya lo hemos mencionado, Gallardo Juárez no solo garantizaría el triunfo en la candidatura al Senado de la República, sino que, su perfil taquillero, popularidad y conocimiento de las estructuras le permitiría arrastrar buenos votos no solo para los candidatos de MORENA, sino para los postulantes del PVEM y del PT, de tal suerte que Gabino no debiera sentir que tiene la candidatura al Senado en la bolsa, para nada. Es más, si los miden, Gallardo se lo llevaría de calle en la encuesta.
En cuanto a las candidaturas a diputados federales, evidentemente que tendrá que recurrirse al principio de equidad de género y para ser francos, en MORENA no tienen mucho de donde escoger. Si se empecinan en postular candidatos sin representatividad popular real, MORENA correrá el riesgo de perder distritos y fallarle al presidente de la República que busca lograr la mayoría camaral.
Ya en el 2021, el PVEM demostró que puede jugar con o sin alianza con los MORENOS, de manera que la repartición de candidaturas deberá ser equitativa si es que quieren lograr un buen resultado.
Por lo que se refiere a la alcaldía capitalina, ningún partido tiene garantía de ganar. A Enrique Galindo Ceballos, quien tal vez busque la reelección y, pese a que ha hecho un muy buen trabajo en la capital potosina, en el PAN le andan queriendo hacer el pleito ratero, y en MORENA, le quieren endilgar a Leonel Serrato.
Si Gilberto Hernández Villafuerte se mantiene firme en la candidatura por el PVEM-PT, como así parece; la incursión de Leonel pone en riesgo su triunfo porque solo competirá para dividir la votación y el gran ganador será el propio Galindo Ceballos. Visto en esta perspectiva, está claro que en ámbito local MORENA-PVEM-PT no van juntos; Y lo cierto es que, si no logran conciliar; la coalición PAN-PRI-PRD estará a la caza de los errores que se cometan.
ENTRE PARENTESIS
La declaración del gobernador Ricardo Gallardo Cardona, en el sentido de que la SEGAM deberá cumplir con su responsabilidad para controlar las emisiones contaminantes y que por ello deberá implantar la desacreditada “verificación vehicular”, como que no es muy prudente hacerlo en este momento. Políticamente sería incorrecto y tendría un alto costo.
Tal vez si le empiezan con los autobuses del transporte público, pipas y todo ese transporte pesado que circula en la ciudad que avienta humo hasta por la factura, además de algunas empresas y las ladrilleras, podría ser el inicio de algo mejor, pero pasaditas las elecciones, no antes porque seguro que les restregarán que es una medida recaudatoria y el cobro de la factura no esperará.
Hasta pronto

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

ultimas noticias

Related news