spot_imgspot_img

La de presidente municipal si despierta pasiones

DE FONDO
Fernando Díaz de León Cardona

En el primer minuto del próximo domingo se empezará a escribir otro capítulo de la política potosina. En su inmensa mayoría, quienes contenderán para presidentes municipales y diputados locales solamente en fracciones del municipio o al distrito que representan los conocen y arrancan con todo un rosario de propuestas de que todo va a cambiar y que a los potosinos nos irá mejor.
Hasta ahora, la única expectativa o tema de debate interesado, es que si el alcalde Enrique Galindo Ceballos se separará del cargo para buscar la reelección.
Obligado a hacerlo no lo está, la ley le permite permanecer en la alcaldía; a los mejor lo hace, pero será una decisión muy personal; igual, muchos de los contendientes tampoco han dejado sus respectivos cargos o han cambiado o conservado su verdadero sexo por aquello del género.
La realidad es que, al pueblo, las campañas que más atractivas le resultan y mayor interés despiertan son las de presidente municipal porque es en el municipio conde está enterrado su ombligo, tienen sus intereses o sus negocios.
Los demás, son estratégicos para el gobierno federal o para las coaliciones que buscan alcanzar la mayoría en las Cámaras de Senadores y de Diputados Federales, dicen ellos, para guardar equilibrios o contrapesos.
Desde luego que, en el ámbito local, el proceso electoral que despierta pasiones es la elección de presidente municipal.
Galindo Ceballos, lo reiteramos nuevamente, va en caballo de hacienda y por mucho lodo que le avienten, tiene su reserva electoral bien definida, no así Sonia Mendoza Díaz que es hora de que no logra el respaldo y la simpatía de los Morenos.
Su apuesta es la estructura del PVEM, sin embargo, en las filas tucanes no están muy convencidos que digamos de su candidatura. La mujer es hábil, sabe negociar y ceder y puede remontar, pero fácil no la tiene.
Sin deberla ni temerla, así como han intentado evidenciar a Enrique Galindo, a Sonia Mendoza le tienen reservado todo un expediente de su paso por la política bajo la bandera del Partido Acción Nacional.
Y vaya que no son asuntos menores como aquel que sus propias compañeras denunciaron cuando se privatizó la basura. Según una diputada de bancada, Sonia Mendoza Díaz citó a los legisladores en el restaurante Estrella de Dimas.
Ahí, la ahora candidata a la alcaldía por el PVEM repartió sobres lacrados con harta lana para que votaran en favor de la propuesta de Jorge Lozano Armengol, para que la empresa Red Ambiental VIGUE asumiera el control de los residuos en la capital potosina.
En ese entonces algo pasó, pero las comadres se pelearon, todo salió a relucir y por supuesto que nada se olvida. En su carácter de Diputada Federal, a Sonia Mendoza le endilgaron haber recibido varios “moches” para votar en favor de las iniciativas presidenciales panistas y priistas.
Si eso es real, seguro que se lo recordarán durante los 40 días que andará en campaña. De sus presuntos vicios y líos personales con su familia, pues igual serán nuevo caldo de cultivo, tanto como los cañonazos que recibió del entonces gobernador Marcelo de los Santos.
Por otro lado, si la líder de MORENA y candidata al Senado, Rita Ozalia Rodríguez, no cede a las diabólicas tentaciones de cambiar votos por posiciones en el Ayuntamiento, más se le complicará a Sonia, pues si esa negociación no se da, pues entonces será el “número uno” quien decida la integración del Cabildo y posiciones importantes, nadie más, ya lo verán.
Hasta pronto

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

ultimas noticias

Noticias Relacionadas