La coalición y sus bemoles

46

Finalmente, la coalición PAN-PRI-PRD-PCP se animó este lunes a presentar en sociedad a quienes virtualmente se sabía serían sus abanderados para competir por la gubernatura del estado y la alcaldía capitalina. De pronóstico reservado en su resultado, Octavio Pedroza Gaitán y Enrique Galindo Ceballos, serán los contendientes que habrán de enfrentar en un impredecible 6 de junio a las poderosas maquinarias de la alianza formal y de facto MORENA-PVEM-PT  

La suerte en la coalición “Sí por San Luis” está echada y, – como en los viejos tiempos, la cargada se vio, se escuchó y se sintió. Habrá que esperar y ver la reacción de los verdaderos militantes priistas y perredistas cuando se les pida que salgan a votar por un panista, o cuando se les pida a los panistas y perredistas que salgan a votar el 6 de junio por un priista, el batidillo está hecho pues de otros argumentos la militancia real no entiende ni concibe. 

Para el delegado del CEN del PRI, Ricardo López Pescador, la concreción de ayer fue un ejercicio y una muestra de que en política todo es posible, y sí. Para el PRI no resultó complicado entregar a la derecha conservadora su historia política y dignidad. El vencedor y gran triunfador de las negociaciones hacia el interior de la coalición fue relativamente el PAN si se considera que la escisión y desbandada está en puerta por los errores cometidos por su dirigencia.  

En este esquema de raras alianzas y de nueva realidad política, a nadie debería extrañar que, en esta semana, la todavía diputada por el PAN, Sonia Mendoza Díaz, anuncie su incorporación o al PMC o al Partido Verde Ecologista de México PVEM. Desde luego que no será únicamente una manifestación de su inconformidad y desencanto hacia el Partido Acción Nacional, sino para cobrar facturas y presentarse como muy probable candidata por el Verde a una diputación o la presidencia municipal capitalina. De ser así, el agarrón entre Sonia y Galindo será de antología. 

En el banquillo de la desesperanza y en la puja por buscar la candidatura al gobierno del estado, o cuando menos la postulación a la presidencia municipal capitalina, se queda, otra vez, uno de los favoritos del gobernado. Luis Antonio Mahabub Sarquis y todo lo que con él se arrastra. Tendrá que esperar una nueva oportunidad. Empatía con el PAN la tiene, viejo no es el hombre y dinero es lo que le sobra para seguir cultivando grandes negocios de infraestructura urbana más aquellos relacionados con medios de comunicación en donde es dueño o es socio mayoritario. 

Otro aspirante que para una diputación local podría, mínimo empujar el gobernador potosino, es Joel Ramírez Díaz, quien durante todo este tiempo mostro verticalidad, entrega, compromiso en su trabajo y lealtad al mandatario. Si alguno de los aspirantes se condujo con discreción, con oficio y profesionalismo político, fue justamente Joel. Junto con Elías Pesina, podrían ambos encabezar la lista de propuestas plurinominales, si es que en realidad le interesa al gobernador transitar tranquilo después de abandonar el cargo. 

Por lo pronto, este mismo lunes, al tiempo que se transmitía en plataformas digitales la determinación de la coalición “Sí por San Luis Potosí”, decenas de distinguidos priistas que por sus palabras y actos de siempre los reconoceréis, actuaron como vil cargada en las redes. – Sin dignidad alguna, comenzaron a vitorear a Pedroza Gaitán y a Galindo Ceballos. Otros no dejaron de preguntar y cuestionar la matanza en Oaxaca cuando el Comisario estuvo al frente la PFP.  

Si usted estuvo atent@, pudo darse cuenta que son ellos; sí, los mismos que estuvieron en la mesa de negociación y que decidieron ponerle en charola de plata la candidatura al PAN. La militancia priista, real y profunda, que se joda; así lo decidió el Güero y ni modo. Ya se comenzarán a escribir otras historias que nos llevarán a confirmar que los potosinos vivimos una realidad política distinta, muy diferente. 

ENTRE SOMBRAS 

Los malosos de otros tiempos, decían que cuando entonces el director de El Sol de San Luis, el ingeniero José Morales Reyes, se convirtió en candidato a la alcaldía capitalina, su planta de redacción ya se veía sentada en las Regidurías. “Se sienten reporteros-regidores”, decían burlones y sin misericordia alguna.  

A otros, en respuesta al señalamiento les dijeron en su momento narco-reporteros. Ahora, con la posibilidad de que Galindo Ceballos llegue a la presidencia, esos malvados de antes ya andan diciendo que los cuadratines andan más que puestos para recibir las mieles que el poder municipal concede. ¿Será? 

Con el remoto triunfo de Enrique Galindo en la alcaldía capitalina, los grupos de choque, decenas de sicarios y líderes mercenarios que se quedaron en la absoluta orfandad por las pifias de Xavier Nava, sienten ya que podrán regresar por sus fueros y por sus moches. Si Galindo les da entrada y no se los sacude desde ahora, le podemos anticipar que las cosas no terminarán bien. Al tiempo. 

Hasta luego