Jóvenes vulnerables ante el crimen organizado que busca reclutarlos

28

«Les ofrecen una oportunidad que la sociedad les niega, entre otras esa es una de las razones por la cual jóvenes pueden estar siendo reclutados por el crimen organizado», consideró el director de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), Miguel Aguilar Robledo, al ser cuestionado sobre la creciente presencia de jóvenes y menores de edad que están involucrados en grupos delicuenciales, que en muchas casos son atraídos por el dinero fácil, aunque también muchos son obligados a trabajar en esos grupos.

Aguilar Robledo mencionó que un de las causas tiene que ver con la falta de oportunidades, de estudio, y de trabajo, también muy probablemente otra razón podría ser que estos jóvenes pueden provenir de familias disfuncionales, desintegradas, o simplemente jóvenes en situación de calle, «en general se trata de jóvenes muy vulnerables, incluso hasta niños en algunos casos que están en una condición muy vulnerable y esa vulnerabilidad es aprovechada por la delincuencia organizada para reclutarlos, porque realmente no tiene mucho que perder estos jóvenes, o por lo menos así lo perciben estos delincuentes».

También dijo que otra razón tiene también mucho que ver con el gusto que los jóvenes encuentran en este mundo del narcotráfico, pues algunos se integran a bandas criminales buscando un estilo de vida que les asegure riquezas fáciles, y por ello prefieren vivir una vida corta pero con acceso a dinero, armas, droga, o placeres a sabiendas de que tendrán una vida muy breve al ser integrantes de una banda de crimen organizado.

Destacó que este fenómeno no es nuevo, se ha dado en otra parte del mundo, los jóvenes empieza normalmente como «halcones» que forman parte del aparato de inteligencia de grupos de la delincuencia organizada y después van ascendiendo a otras funciones como el sicariato, o tareas más violentas y riesgosas conforme van subiendo en las filas del crimen organizado.

Finalmente lamentó que desde las instituciones gubernamentales enfocadas a los niños y jóvenes no exista realmente un programa que los rescate de caer en las garras del crimen, pues no tienen oportunidades de estudiar ni menos de trabajar, o una familia que los apoye, y lamentablemente por esa misma condición de vulnerabilidad relativamente es fácil su reclutamiento en virtud de que las bandas del crimen organizado les ofrecen un salario o una paga regular, simplemente una estabilidad.