Inseguridad y desabasto de agua, resultado de la dejadez del ayuntamiento capitalino: Leonel Serrato

6

El alcalde con licencia Xavier Nava Palacios, no tenía voluntad para asistir a las reuniones de seguridad
El gran negocio del Interapas y de El Realito es cobrar por agua que jamás reciben los potosinos

La inseguridad y el desabasto de agua son dos de las problemáticas que más adolecen hoy en día a los potosinos y que ha quedado a deber la administración de Xavier Nava Palacios, sentenció Leonel Serrato Sánchez, aspirante a la alcaldía capitalina por la coalición “Juntos Haremos Historia en San Luis Potosí”,

Apuntó que la inseguridad que azota a la capital y municipios conurbados es resultado de la “dejadez” de la actual administración, cuyo alcalde hoy con licencia, nunca asistió a las reuniones de seguridad que coordinaba el gobierno federal.

“Yo fui delegado regional del gobierno de México, encargado de la mesa de seguridad, el alcalde Xavier no se paró ni una sola vez a las reuniones de seguridad, y sí, su policía no tenía instrucciones precisas. Me parece que es un tema que no les gusta no les interesa, les da, No sé si urticaria o algo, pero no han querido cometerlo; Es parte como del carácter de Juan Manuel Carreras, el de lejos, el de no me platiques los detalles y ustedes agarran a los asesinos y eso pues va a ir a peor hasta que no se le ponga voluntad, es un tema de voluntad política”.

De la escasez del agua, Serrato culpó al ayuntamiento y a la empresa El Realito, cuyo negocio -dijo- es hacer que falle para cobrar el agua que jamás reciben los potosinos. “El negocio es que falle el Realito, hay un contrato leonino que hicieron firmar a los municipios de Soledad y de la capital que debiera entregar 1 m³ de agua por segundo”.

Por lo que dijo no dudar que sea la propia empresa la que dañe los acueductos para cobrar por un agua que no entregó, “ese es el negocio en San Luis Potosí, Interapas es un hoyo negro, yo creo que va a costar más de 3 mil millones de pesos sanear Interapas, es el presupuesto de un año del municipio y sin embargo, los contratos del acueducto del Realito, también las plantas tratadoras de agua de Tenorio y El Morro, están en manos de particulares y fueron inversión pública, se las concesionaron con todo y todo”.

El notario añadió que el Interapas sirvió de caja chica al alcalde durante los dos y medio años de gobierno, al puntualizar que la dependencia intermunicipal genera un hoyo financiero mensual de 18 millones de pesos al mes y que se ha convertido en una bomba de tiempo, debido a que el agua es lo que hace viable a la ciudad. “Digamos que podemos vivir sin muchas cosas, pero sin ese líquido vital la ciudad es inviable industrial, económica y humanamente es inviable”.