Entre delincuentes nos veamos

20

Entrado el mes de marzo, arrancarán con nutrida intensidad las campañas político electorales que culminarán el 6 de junio de este año. Encuestas preliminares; algunas confiables y otras chafas o cuchareadas, auguran ya resultados y nos adelantan que difícilmente variarán las tendencias. Lo cierto es, que cada candidato o candidata al gobierno del estado se adjudican desde ahora la delantera y el triunfo, – sin embargo, todo puede cambiar.

Durante tres meses, los potosinos seremos testigos de una lucha que no advierte ni presagia rasgos mínimos de ser una contienda decente o de altura. No lo será porque su principal característica, – seamos sinceros, – no responde a principios ideológicos, éticos, o de moral política. El planteamiento, la guerra sucia y la propaganda negra es y será la precipitante central.

El eje principal de la estrategia será la denostación, la calumnia, el insulto y la descalificación. Sera lo que impere, se instale y predomine entre las tres principales coaliciones que se registraron para alcanzar o reproducir el poder. “Es la nueva política, son las circunstancias y coyunturas del momento que nos tocó vivir” defenderán algunos.

Varios apanicados o acalambrados, consideran que San Luis Potosí está en grave riesgo de ser gobernado por “delincuentes”. Su preocupación de perder los privilegios o las mieles que el poder les ha concedido durante muchos años es tan grande, que ya hasta “le andan pensando en irse del terruño”, pues desde su óptica, “basta ver las carpetas de investigación para darse cuenta del terror que causan los Gallardo”. Esa apreciación, y otras, es la principal muestra del tono y el rumbo que inevitablemente tomarán las campañas.

Si nos regresamos un poco en el tiempo, podremos deducir que, históricamente el candidato triunfante del PRI o del PAN en una contienda de gobernador, el personaje central electo se reduce y se convierte en un simple director de orquesta, de membrete; pues quienes finalmente llevan la batuta, tocan las flautas, las trompetas y los violines, son precisamente esas, – no más de 50 familias ventajosas, ricachonas y conservadoras las que siempre han condicionado, subordinado y tenido a sus pies al gobernante en turno. Si esto no es delincuencia organizada o delincuencia de cuello blanco; articulada y a la alta escuela, ignoro cual podría ser su definición.

Si la estrategia en este 2021 es dividir otra vez a la sociedad, tratando de distinguir y confrontar a honestos y no honestos, dignos e indignos, malos y buenos, entonces la lógica natural apunta al ocultamiento de la verdad y, – en todo caso, – tendríamos que decir que los votantes potosinos, nos veremos irremediablemente en los siguiente meses atrapados o en medio de dos tipos de delincuencias, de mafias que operan de manera distinta y que tienen como único fin el apoyar, conservar o alcanzar el poder por el poder, así de fácil.

¿De dónde creen ustedes que saldrá el dinero para financiar y fortalecer las campañas? Obviamente dirán que de la partida que asigna el CEEPAC a los partidos políticos, pero, – siendo realistas, – la lana, – todo el dinero del mundo definitivamente llegará de los poderosos empresarios e inmobiliarios, y del colchón que infló el gobierno estatal para tal propósito. En el específico caso de la Coalición “Sí por San Luis Potosí”, no faltará quien pase la charola para engordar el monto de las prerrogativas destinadas a los partidos PRI-PAN-PRD-PCP, finalmente cada quien hará su ronchita y la guardará.

A Mónica Rangel, de MORENA, le espetarán que el dinero utilizado en campaña es el producto de sus actos de corrupción en el sector salud y; al Pollo Ricardo Gallardo le remarcarán que los recursos destinados, provienen del infierno, de grupos criminales o de cárteles temerarios que operan en la entidad desde hace muchos años, haya sido o no con o sin el permiso y la simulación de los gobernantes pasados y en turno, así se las gastan.

Algunos medios de comunicación, seudo líderes sociales, personeros y grupos mercenarios de choque que parecen hienas carroñeras englutiendo traseros de animales atrapados, están ya siendo financiados para actuar violentos o para instalar corrientes de opinión en favor o en contra de algún candidato a algo; el ejemplar caso es el del autollamado Frente “Xavierista” Ciudadano Anticorrupción FCA, entre otros de tristes memorias revolucionarias.

A ellos los tienen a su servicio para mostrarse como ministerios públicos y jueces; otros, definitivamente son parte de la intriga y el negocio, de tal manera que, cada cual manejará su versión, pero ninguno dirá la verdad porque son parte de la perversidad, del mismo juego e interés político.

Debo señalar que no tengo la menor duda de que Octavio Pedroza es un hombre íntegro y decente. Tampoco pondría en evidencia a Ricardo El Pollo Gallardo o a Mónica Rangel, sencillamente porque su lucha y propósito por gobernar San Luis Potosí, cualesquiera que se su circunstancia, es tan legítima como la de los otros partidos.

Lo único que apuntaría, es que ojalá, – que ninguno de ellos, llegue a ser presa o convertirse en rehén de camarillas o grupúsculos conservadores que han hecho de San Luis Potosí lo que se les ha pegado en gana hacer y deshacer. No se requiere desenmascararlos, ahí están y si es necesario pronto diremos quiénes son, por más que se simulen o se oculten.

Hasta pronto.

deleoncardona@hotmail.co