En paises de América Latina utilizan medicina aún no aprobada

12

Las autoridades sanitarias de Venezuela, México, Honduras, Nicaragua, Guatemala, El Salvador y Bolivia recomiendan usar la ivermectina para pacientes covid-19 dentro de protocolos de atención, y también algunos de manera preventiva sin embargo no hay estudios suficientes para tener certeza de su efectividad.

Organizaciones como la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) no recomiendan tomarla, en América Latina se ha disparado la popularidad de la medicina y las personas la están comprando y consumiendo, algunos sin supervisión médica, algo que no es recomendable y puede ser peligroso para cualquier medicamento.

Primero los hechos: no hay una sólida base científica para decir que la ivermectina es efectiva contra el covid-19. Pero tampoco hay evidencia suficiente, hasta ahora, para decir que no funciona para tratar o prevenir el covid-19.

La medicina, usada ampliamente en el mundo para combatir parásitos, está siendo incluida en el plan de tratamiento de pacientes covid-19 de varios gobiernos de América Latina y por médicos particulares que la recomiendan de manera profiláctica y para casos de personas infectadas. Algunos doctores en la región afirman que sus pacientes han mejorado al darles la medicina y otros dicen que la toman para prevenir el covid-19, pues están constantemente expuestos a la enfermedad

El atractivo de la ivermectina puede deberse en parte a los desafíos que enfrenta América Latina para autorizar, obtener y distribuir las vacunas contra el covid-19, pese que varios gobiernos han cerrado acuerdos con farmacéuticas y otros ya comenzaron a vacunar, aunque a marcha lenta

La ivermectina empezó a ser relacionada con el coronavirus en abril de 2020 con una prepublicación en una revista científica australiana en la que reportaron que, usando una cantidad muy superior a la dosis común de ivermectina, se podía impedir que el coronavirus ingresara a un tejido celular. El problema de este estudio, además de que la dosis era unas 50 veces más de lo que se receta comúnmente, es que se hizo in-vitro, no en pruebas con pacientes, grupo de control y demás requisitos para aprobar un tratamiento. Una prepublicación posterior dijo que aparentemente la ivermectina había ayudado a tratar a pacientes con covid-19 que necesitaron ventiladores.