El INE contra el poder legislativo

27

 

El tema de la paridad de género en las gubernaturas que habrán de definirse en el año 2021, puede terminar en una controversia constitucional. El INE ha venido insistiendo en que de las 15 gubernaturas que están en juego el próximo año, siete serán obligatoriamente para las mujeres. Los ocho restantes para hombres. El criterio es aplicable a todos los partidos políticos. Esta medida, de aplicarse, sacudirá a todos los institutos políticos y los mete en un berenjenal. Ningún partido está preparado para asumir el compromiso de otorgar espacios en esa medida al sector femenil de su militancia, sin perder competitividad y no generar en sus filas un margallate.

 

Sin entrar en las razones históricas, culturales y sociales, que han determinado que el género femenino haya sido relegado en las más importantes posiciones para el ejercicio de poder, lo cierto es que los avances en este tema han sido significativos. Los Congresos, locales, el federal, el senado y los municipios se integran con paridad de género. Son organismos colegiados y la paridad es una realidad. ¿Pero qué pasa en las instancias de poder definidas como “unipersonales”? Concretamente, la presidencia de la República y los gobiernos de los Estados.

 

El INE sostiene que tiene autoridad para determinar que en estos cargos mencionados se aplique la paridad de género. Ayer, día 5 de marzo, el coordinador del senado, Ricardo Monreal, salió ante medios y sostuvo que el Instituto Electoral Federal, no tiene facultades para “legislar”. Que, si el INE insiste en exigir a los partidos políticos la paridad de género en las gubernaturas, el asunto lo llevarían a la SCJN, con una controversia constitucional.

 

El senador Ricardo Monreal dijo: “que, si el INE sigue adelante con ese acuerdo, acudirán al Tribunal Electoral o a una controversia constitucional ante la Suprema Corte, ya que se trata de un tema de constitucionalidad y de invasión de poderes”. El también presidente de la Junta de Coordinación Política resaltó que cuando se discutió la reforma constitucional sobre paridad, “ex profeso se excluyó de la discusión el caso de gobernadores y de presidentes de la República.”

 

Y no es engaño, añadió, “No se incluyó en la discusión, porque son cargos unipersonales y no se puede invadir la facultad y competencia de los estados; ni se puede imponer a un estado, que vaya a ser gobernado por un género específico. Eso lo decide la gente, esa es la democracia, no la imposición de un órgano.”.

 

Ante ello, dijo, el Senado interpuso una controversia constitucional, de la cual tenemos suspensión; ¿qué quiere decir? Que la Corte nos concedió la razón de que ningún órgano, ningún órgano del Estado, autónomo, judicial o ejecutivo, puede suplantarnos. Ni siquiera nos metemos a la materia, es simple y sencillamente: el INE no puede legislar y no vamos a permitir que nos suplante. Es sencillo”.

 

Es de esperarse, que el pronunciamiento del zacatecano tenga el respaldo de todos los partidos políticos que tienen representatividad en el Senado y en la Cámara de diputados. Y no puede ser de otra forma, menudo lío tendría si fuera efectiva la propuesta del INE. En los quince estados que eligen gobernador en el 2021, a mover todas sus fichas en el tablero, quizá lo resuelvan en algunas de las entidades, colocando mujeres en la boleta electoral, pero no en todas ni todos los partidos están preparados para esta iniciativa del INE. Veremos cómo se resuelve el espinoso asunto que el INE introduce aparentemente de buena fe… Sentado el precedente, en caso de que ocurra, luego seguiría la presidencia de la República. Candidatos (as) -en el año 2024- con equidad de género. El asunto no es menor.

 

El INE, a través de sus comisiones de igualdad de género y de prerrogativas y partidos políticos, retoma el artículo 35 de la carta magna en el que se señala que es derecho de la ciudadanía ser votada en condiciones de paridad para todos los puestos de elección popular, incluidas las gubernaturas. ¿Y la presidencia de la República está incluida?

 

Como parte del andamiaje legal, el INE alude en el documento a los artículos 1, 2, 4, 35, 41, 53, 94 y 115 de la Constitución federal.  Tomando en cuenta dicha normatividad, el organismo electoral estima que debe establecer lineamientos que contribuyan a dar contenido y observancia al principio de paridad de género en el acceso a candidaturas a todo cargo de elección popular.

 

La consejera Carla Humphrey, presidenta de la comisión de Igualdad de Género y No Discriminación explicó; “para nosotros la paridad total va y va en serio, no estamos jugando a ver en qué momento o a partir de qué año les parece convincente que estemos abriendo estas oportunidades a mujeres”. Añadió, “Además, establecimos una especie de bloque de competitividad como se hace para las postulaciones en diputaciones, para que las mujeres no queden en los distritos donde el partido por el que están contendiendo nunca ha ganado”.

 

Uno de los argumentos de los partidos políticos es que se trata de una imposición anticonstitucional, lo que no tiene sustento al tratarse de un mandato legal. Mientras que su segunda justificación es que se trata de una decisión tardía pues tienen avanzados sus procesos internos de selección de candidatos, sentenció  Humphrey.

 

El tema está en la mesa, los partidos políticos ante el desafío de pesadilla en espera de que el INE no avance con su iniciativa. A todos se les haría bolas el engrudo. Imaginemos cómo quedarían las cosas aquí en San Luis Potosí si se aplicara la equidad de género para la gubernatura. ¿Cómo le haría el Verde? ¿MORENA tiene cuadros femeninos para competir para ganar? ¿El PAN jugaría nuevamente con Sonia? ¿El PRI bajaría a sus punteros? En el PCP (Conciencia popular), -en el caso de pelear por la gubernatura- Óscar Vera queda fuera. ¡¿Pero cómo?! ¿Y los aspirantes independientes y soñadores? Solo se registraron hombres. El que sobreviva del proceso; hombre. Que el Ceepac recule en su agenda y registre alguna mujer. Que el piso sea parejo. No jodan.  En breve el caso quedará dilucidado. Por ahora aguantan el soponcio con té de tila.