Denuncian Mobbing Laboral

51

Una trabajadora del Museo del Virreinato de San Luis Potosí denunció que es víctima de mobbing laboral por parte de la Directora General de dicho museo, Claudia Canales Zambrano, la cual además ha ejercido violencia verbal y psicológica en su contra, lo cual provoco que su ambiente laboral sea hostil, por ello emprendió una demanda laboral porque ha sido amenazada con el despido, aunado a ello ya presento una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), además de solicitar ayuda psicológica al Instituto de las Mujeres del Estado (IMES).

 
La queja ente la CEDH es por violaciones al derecho en el trabajo, la salud, a la igualdad y prohibición de discriminación, acceso a la cultura, a la integridad y seguridad personales, y a la justicia. Ana Dora Cabrera Vázquez tiene mas de dos años trabajando en el Museo del Virreinato de San Luis Potosí, como encargada del Área de Difusión, a pesar de de la mala gestión de Canales Zambrano, que llego a la titularidad del museo en 2015, y a la falta de apoyo a su área, Ana Dora logro sacar adelante varios eventos culturales en pro del museo.

 
Los problemas comenzaron cuando Canales Zambrano comenzó a tener una serie de irregularidades en su gestión, ante la negativa de formar parte de estas irregularidades comenzaron una serie de acciones negativas contra Ana Dora, la misma directora empezó a tratarla de manera hostil, y gradualmente aumentó la violencia verbal y psicológica, «esto generó un ambiente hostil y algunos de mis propios compañeros se unieron a la situación de maltrato»

 
Desde entonces la situacion ha sido complicada para Ana Dora, en mayo de 2017 le extrajeron un tumor superficial de la cabeza y solicito apoyo de la dirección porque no cuento con seguro medico, se le negó justificando que el museo no tiene presupuesto para cubrir algo así; el 30 de mayo la directora la amenazó con no renovar su contrato; el 29 de julio la directora obligó y condicionó a dos jóvenes prestadoras de servicio social a firmar una carta en su contra, de no hacerlo no les firmaría su liberación de servicio.

 
Cabe destacar que la situación irregular continúa y hasta el momento ninguna autoridad ha hecho algo para defender sus derechos, «mi salud se ha visto afectada, mi integridad y reputación laboral también, por lo que me vi en la necesidad de exhibir los hechos», además lamentó que la Cultura sea menospreciada por las autoridades al nombran en puestos culturales a personas que no tienen la preparación ni el compromiso para desarrollar tan importante labor que es la promoción de nuestro patrimonio cultural, «continuaré trabajando como se me caracteriza, con amor, ética y valores; hago responsable a la directora de cualquier acción negativa en mi contra», concluyó.