CON SENTIDO

30

 

Sergio Galavíz

Desde la Familia

Todos somos conscientes de lo que habita en el interior del ser humano, no solo rasgos de bondad, sino de sorprendentes obsesiones de malicia que se traducen en acciones reprobables, éstas últimas, sin duda, tienen su origen en la sociedad que carece de límites muy concretos para no permitirlas, cuenta con organismos de seguridad que son insuficientes ante la ola de violencia que en la actualidad vivimos.

Necesariamente nos referiremos a las familias como lugar por excelencia donde reciben educación inicial los futuros ciudadanos, no quiero decir que toda la responsabilidad recae en ellas, pero sería muy importante analizar la formación que nuestros niños reciben en casa, las figuras paterna y materna son indispensables para generar hábitos de responsabilidad, justicia y respeto al medio ambiente y a las personas.

Desafortunadamente nos ha tocado ver que no siempre en el seno de las familias se educa para el bien, existe un descuido total, generador de actitudes contrarias a los valores ya mencionados. Cuando se les deja a los hijos educarse por sí solos existe el riesgo de que se pierdan, o bien, de que sean víctimas o agresores dentro de ese círculo de violencia social.

Es urgente educar a nuestra sociedad, cada día más sumida en la desesperación por tantas señales de injusticia que se vierten en los medios de comunicación, no hay día en que no se publique tanta barbarie que, destruye y pisotea la dignidad humana, y quizás, lo más grave del asunto es que infinidad de denuncias quedan en la impunidad, en el olvido.

Suena alentador el discurso de apertura del Gobernador del Estado de México cuando refiere como primera acción de su mandato, hacer frente a la inseguridad que tanto ha dañado a ese Entidad, y que lo hará otorgando mayores facultades a la policía estatal.

Además reducirá en gran porcentaje el índice de feminicidios mediante una estrategia integral, donde todas las organizaciones se sumen a dicha iniciativa, de tal manera que la discriminación hacia la mujer desaparezca y se insista en un trato más equitativo, es decir, por el hecho de ser lo que es, se merece un trato digno.

Es cierto que la mujer en México ha ido avanzando, cada vez se van generando espacios donde se puede desarrollar profesionalmente, a pulso se ha ganado el

reconocimiento de muchos, sin embargo se siguen dando situaciones que la marginan, continúan dándose casos de injusticia contra ella, se le sigue viendo como un simple objeto al que se le puede manejar al antojo de intereses egoístas y publicitarios.

Es el caso de una joven de diecinueve años que salió a divertirse hasta altas horas de la noche, por lo que pidió servicio de transporte mediante una aplicación en su celular, dicho vehículo llegó enseguida, sube al auto pero nunca llegó a su domicilio, fue reportada como desaparecida, días después encontrada a las afueras de la ciudad, la habían asesinado.

Así es, fue un desenlace fatal, es un caso entre muchos de los que suceden en nuestro país, y la madre de la citada joven pide justicia, que se detenga la violencia en contra de las niñas y de las mujeres ¿cómo puede haber tanta maldad en el interior del hombre? No lo podemos explicar, nos quedamos pasmados ante casos como estos y con la impotencia a cuestas.

No toleremos más, hagamos lo que esté a nuestro alcance para que la violencia no se adueñe de nuestras familias, no nos quedemos callados ante las señales de malicia en nuestros hijos, mas bien, hagamos de ellos personas que pueden transformar nuestra comunidad en una civilización nueva, donde impere la verdadera justicia.

 

gala7soc@hotmail.com