Campañas Covidianas

12

Las elecciones 2021, marcarán una nueva era en la manera de hacer campaña.

En el rejuego pre electoral, los actores de la vida política, participan en constantes ejercicios donde la racionalidad comportamental, figura como esencia para la especulación del voto.

Los protagonistas son: El elector, el candidato, los partidos políticos, los burócratas, los grupos de presión, las iglesias, las instituciones educativas, los grupos fácticos; y obviamente, los medios de difusión. Pero hoy, principalmente… LAS REDES SOCIALES.

Técnicamente, conocemos varios modelos explicativos del comportamiento electoral.

Sirven no sólo para explicarnos, como se comporta el elector, sino para, hacer previsiones y tratar de influir en el comportamiento del intercambio.

Para lo cual, se hace investigación desde los planos, sociológico, psicosocial, económico y otros universos de análisis.

Yo, como estratega del politing, prefiero complementar la visión a largo plazo, desde el plano multidisciplinario.

Según los autores Lindon y Well, señalan tres características que condicionan la calidad de estos modelos:
* La representación completa y fiel de la realidad.
* La plausibilidad psicológica. Y
* La utilidad práctica.

Estos teóricos indican que los modelos comportamentales se pueden clasificar de muy diversas formas, atendiendo a las variables que se utilicen.

+ Modelos sociodemográficos

+ Modelos psicoanalíticos

+ Modelos actitudinales

Para que funcione el acercamiento del aspirante hacia el elector, es menester crear la figura de- EL CANDIDATO IDEAL.

Entendiéndose por tal, al candidato que posee el mayor nivel del conjunto de atributos que el elector considera deseables.

Mínimo, establecer un punto ideal aunque cada una de las cualidades deseadas no cubra un grado máximo.

Hay mucho trabajo por hacer con los aspirantes a cargos de elección popular, pero no todos son profesionales.

Los tiempos nos han llevado a elegir entre un cúmulo de personas improvisadas en el manejo del poder y saltan a la buena de Dios para ver si en un golpe de suerte logran ser diputados, alcaldes, síndicos, senadores y hasta gobernadores.

De ahí las grandes decepciones de la gente.

En esta etapa de la vida, hay un jugador más. EL COVID.

La pandemia pone un grado de dificultad máximo. La conexión entre el aspirante y el elector es muy laxa.

Se requieren nuevas técnicas y tácticas de acercamiento, donde el vehículo principal es internet.

Sin embargo, lo principal es crear el modelo ideal para que el elector compre la oferta política que le llevan hasta la ventana de su tablet, o Smart phone.

El tiempo apremia.