XNP: Con el barco hundido y con futuro a la deriva

63

Enloquecido, demencialmente perturbado y fuera de sí; enfrentado por su insensatez y evidente carencia de oficio político con el panismo real, pero además, obsesionado entre otras barbaridades con su futuro político “aunque sea de gobernador del estado”, el Alcalde de la capital potosina, Xavier Nava Palacios, arriba este jueves sin rubor o escrúpulo alguno a su décimo mes al frente del Ayuntamiento.

De una ciudad sumida en la incertidumbre y en el más completo abandono, de una metrópoli en condiciones deplorables, sucia, maloliente, sin agua, insegura, violenta, oscura y sin una sola obra relevante en beneficio de los potosinos, todo como resultado y producto de su soberbia, de su novatez política e infantilismo.

Los 130 mil hombres y mujeres que votaron en 2018 por Xavier Nava, y que en términos reales representa solo un 10 % de una población que supera el millón 300 mil habitantes, ya no sienten lo duro sino lo tupido ante la indolencia, la ineficacia y la intolerancia que ha mostrado el Alcalde en tan solo 10 meses que lleva al frente de la administración municipal.

La gente lo dice, lo repite, lo recalca y,- las encuestas recientes lo confirman: “Ya estamos hasta la madre, arrepentidos y hartos de un gobierno, conservador, inútil y corrupto; de un gobierno con sed enfermiza de venganza al que se la ha pasado impunemente el tiempo culpando de todo a los anteriores gobiernos.” “De un gobierno que ha corrompido y prostituido conciencias y ha utilizado a organizaciones mercenarias, a golpeadores callejeros o a presuntos apóstoles de la anticorrupción como grupos de choque para abanderar y defender sus intransigencias”.

“En la opinión de gente cercana al Alcalde, la personalidad de Xavier Nava en poco o en nada contribuye a la buena marcha de la administración.” Su delirante carrera por alcanzar la nominación “por el partido que sea” para contender por la gubernatura en el 2021, lo mantiene enajenado, catatónico, inmóvil y sin la mínima esperanza de enderezar el barco que se le comenzó a hundir hace meses.

La consigna de un representante nacional de los residuos o cenizas del PRD, y que vino a San Luis Potosí a decir que Xavier Nava tenía los atributos para ser gobernador, sin duda encabrono a panistas y priistas de cepa y, prácticamente, por la insensatez, ya lo arrinconaron y colocaron su futuro político a la deriva “o das resultados o no obtendrás ninguna candidatura por el PAN, ni la reelección”, se lo dijo el Max.

Es muy probable que Nava Palacios, ni su gente, no logren entender o no alcancen a comprender, que el gobernador Juan Manuel Carreras López tiene únicamente en su yo interior y verdadero ser, seis opciones para su proceso de sucesión: “O es Octavio”, “o es Pedroza” “o es Gaytán”, y, en el mejor de los escenarios para salir bien librado de su mandato, “o es Juan Ramiro” “o es Robledo” “o es Ruiz”, y nadie más, los priistas que se jodan.

Infortunadamente para Juan Manuel, ya no hay presidente de la Republica priista o panista. No podrá amenazar, no podrá imponer no podrá condicionar y no podrá hacerle berrinches al presidente Andrés Manuel López Obrador, como Fernando Toranzo lo hizo con Peña Nieto para imponerlo a él. Si el Güero lograra incidir en la sucesión, desde hoy adelantamos que “algunos dirán que fue una jugada maestra, un gran movimiento de ajedrez y un estratégico manejo”, ya se verá.

No conciben que hoy caminan, se cuajan y se maduran otras alternativas y proyectos aliancistas legítimos de alto nivel,- los que por cierto-, no necesariamente deben interpretarse como una aventura o un riesgo de naufragio porque todavía está por verse. Todo esto, por supuesto que no lo entiende el Alcalde, y otros, que se niegan a digerirlos porque su obsesión y temor por el séptimo y cuarto años los nubla, los hace cometer errores y dudar en sus decisiones.

Seguramente el Alcalde debe tener asesores políticos y de marketing demasiado tontos o aduladores bastantito zopencos como para hablarle al oído y hacerle creer “que podría ser el bueno para el 2021”. Si a ello se le suma la piola que por oficioso encargo le han soltado desde Palacio de Gobierno, es evidente su ingenuidad en la que ha caído este muchacho que, visto esta, simplemente no se le da, no tiene oficio para la política, ni mucho menos humildad y sensibilidad.

“A lo mejor Xavier Nava pensó que el oficio político, la sensibilidad, la habilidad y la humildad se compraban fácilmente en la Comercial Mexicana o en cualquier supermercado.” “Si lo pensó,- se equivocó, porque esos principios y valores fundamentales de la política y la lucha social se maman no se heredan”, tampoco se aprenden en los antros o cafés, nos comentan quienes lo conocen bien.

Han transcurrido 10 meses, y hoy por hoy, lo único que observan los potosinos son escándalos de corrupción por negocios oscuros, por la renta truculenta de vehículos a los cuates y aplaudidores del presidente municipal. Las fuertes y justificadas críticas por los sobrecostos de la ciclovía y los pagos o favores concedidos a sus financiadores de campaña para modificar el de uso de suelo en sus desarrollos inmobiliarios son reales, tanto como, sus obritas chafas e intrascendentes que presume su director de Obras Públicas.

Las exclamaciones por los excesos y arbitrariedades cometidas por sus segundones y fuerzas de seguridad pública y vial son diarias. No hay mejoras importantes en la capital, no hay obra pública, no hay inversión municipal, no existen servicios municipales dignos y eficientes; en síntesis no hay gobierno ni gobernabilidad, los potosinos solo ven las ansias de ramplones novilleros para seguir manipulando un municipio que merece otro destino.

Fernando Díaz de León Cardona