Víctimas, afortunadas o simplemente “luchonas”…

13

La figura materna ha sido venerada desde el Imperio Azteca y México fue el primer país latinoamericano en adoptar una fecha para la celebración. En 1922, se institucionalizó al 10 de mayo como el Día de las Madres y desde entonces millones de madres mexicanas son festejadas, homenajeadas y consentidas.

Aunque también existen las madres que se enfrentan a agresiones todo el resto del año, madres víctimas de los feminicidios, de la desaparición de sus hijos, o víctimas de la violencia, inseguridad y la discriminación, como es el caso de las madres solteras, a las que algunos llaman indebidamente “mamás luchonas”. Para ellas no siempre hay una celebración o un regalo.

También están las madres que no tenían planeado procrear y que ya sea por cualquier causa interrumpieron su adolescencia y han tenido que cambiar sus estudios por un embarazo a temprana edad.

La realidad es que muchas no eligen ser madres y algunas lo son porque no realizaron una planificación familiar, a la par de la presión social o de la pareja, que las lleva a ser “víctimas de la maternidad”. Asimismo, muchas de ellas comienzan a ser madres sin siquiera haber salido de la adolescencia.

En la actualidad el embarazo en la adolescencia sigue siendo un impedimento para mejorar las condiciones educativas, económicas y sociales de la mujer.

El embarazo en la adolescencia es ya un problema social, económico y de salud pública de considerable magnitud, tanto para los jóvenes como para sus hijos, pareja, familia y comunidad que los rodea.

Y aunque aseguran que en la entidad potosina este problema ha ido disminuyendo, el número de embarazos no deseados en adolescentes sigue siendo elevado y más preocupante aun cuando se nos dice que hay casos de menores de 10 años embarazadas.

Hay programas basados y enfocados en el conocimiento del adolescente sobre su cuerpo y funciones normales así como también dando información detallada sobre de anticonceptivos. Pero entonces… ¿Dónde está la falla?

Se deben examinar muchos factores, y no olvidar que la orientación en casa es básica para el adolescente, para que no se confundan creyendo que las redes sociales, son las nuevas enciclopedias.

En México 23 por ciento de las adolescentes (15 a 19 años) tienen actividad sexual. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señala que en 2016 nacieron 399 mil 140 niños de mujeres menores de 20 años de edad, lo que equivale a 17.4 por ciento del total en el país.

El punto es que en México hay de todo tipo de madres y lo son por distintas circunstancias, y a todas se les debe reconocer sus derechos y no crearles estereotipos.

sarahi_20slp@yahoo.com.mx