Unas elecciones se ganan con dinero, con mucho dinero

29

En  la jornada electoral del pasado domingo, el común denominador fueron las denuncias cruzadas entre los partidos y sus contendientes  por la  compra de votos. El PRD acusó al PAN de recurrir a una descarada y abierta manipulación para comprar conciencias. El PRI acusó a MORENA y al PAN y estos a su vez al PRD quien también fue denunciado por el PAN y MORENA; al final del día, todos por igual, ingresaron a una guerra de mercadeo y se delataron en una especie de  guerra de oferta y demanda de votos.

En la mayoría de los municipios, la tendencia fue esa, aunque en realidad fue en la capital potosina donde se hizo más notoria la repartición de dinero que cada partido destinó para este fin. En el mercado de votos, su manejo y control fue como una especie de casa de bolsa, con criterios de cotización a la alza y a la baja. Hay quienes afirman,-por ejemplo, que Xavier Nava Palacios, los compró en mil 200 pesos, que los del PRI habrían costado 1,000 pesos, pero no para Ceci González sino para endosarlos al PAN, y que los del PRD 500 pesillos, vaya usted a saber.

El resultado culminante de la votación, podría, a final de cuentas ser un parámetro de cuál fue el partido, el candidato, sus financiadores o patrocinadores  que más le invirtieron. El triunfo en la capital potosina, podría tener su origen y explicación en esa compra de votos que insistentemente se denunció en las redes sociales.

El nivel de posicionamiento que logró Leonel Serrato de MORENA, puede que no tenga mucha relación con el entramado pero tampoco se descarta que PAN y MORENA, es decir Nava y Leonel, en el último tramo y 72 horas antes de la elección,  pactaron, hicieron roncha, armaron bolsa y la repartieron entre los perredistas para disminuir a su candidato que buscaba la reelección, todo pudo haber sucedido.

Finalmente, Xavier Nava ganó, y seguramente ya tendrá algún esquema para quitar las purificadoras de agua y las tortillerías que beneficiaron a miles de familias potosinas. Nadie cree que pueda sostenerlas cuando su principal discurso fue de exhortación a los potosinos pobres a  “no vender sus conciencia y a no portarse indignos por un garrafón de agua o un kilo de tortilla.”

Y como Xavier Nava “llegará y estará solito”, como ya se lo anunció el candidato de MORENA Leonel Serrato, es muy probable que juntos, de la mano y preocupados hondamente por la capital, comenzarán a elaborar el presupuesto de ingresos en donde necesariamente se contemplarán nuevos impuestos, derechos y aprovechamientos y algunos ajustes a los valores catastrales.

¡Total! hecha la travesura y ya hermanados, Nava y Morena tendrán la mayoría en el Congreso y en el Cabildo para aprobar las iniciativas de los Regidores; propuestas que muy pronto olvidarán que fueron sistemáticamente  negadas por los Legisladores actuales al presidente saliente, incluyendo el aumento conforme al índice inflacionario en la tarifas del agua potable.

En términos de ganancia neta, en la capital potosina se podría decir que el gran ganador fue el gobernador del estado. Después del resultado del domingo primero de julio, por lo menos a Juan Manuel Carreras, le queda la satisfacción de haber ganado la capital para el PAN y haber terminado de empinar al PRI.