Un año de simulación y mediocridad

75

Dice el presidente municipal que en un mes presentara a los potosinos un informe “del trabajo” realizado al frente del Ayuntamiento de la capital. Pero, ¿Qué podría informar Xavier Nava?… A ciencia cierta nadie lo sabe, aunque ya lo imaginamos. Veremos a un jefe de comuna en estado avanzado de paranoide que se empeña en ajustar cuentas, y a un Alcalde que no se cansa de lamentarse y quejarse de las administraciones que le antecedieron.

Con simulación y mentira, dirá que prometió limpiar la casa y que lo está logrando,- esto, pese a las múltiples  pruebas en contrario. Desde luego que minimizara o no concederá crédito a obra alguna de trienios pasados. Tampoco dirá que la administración inmediata anterior le avanzo significativamente con el pago de la deuda que heredaron los gobiernos panistas y priistas y,- obvio, presumirá que la ha restructurado  pero sin decir,- por supuesto, el costo de los fuertes intereses bancarios que  representan al erario.

En materia de servicios públicos municipales, ¿Que podría informar Xavier Nava, cuando la generalidad de los habitantes de esta capital observan, padecen y se resignan con tristeza a vivir en una ciudad sumida en el más completo abandono. Una metrópoli sucia, descuidada, sin agua potable de calidad y suficiente, violenta, insegura, maloliente y oscura?

Este muchacho, presumirá que se atienden las demandas ciudadanas, y que ya,- a partir de agosto, cuenta con un banco de materiales y maquinaria para comenzar, “a un año de gobierno”, a medio tapar los miles de baches que existen por toda la ciudad, no importa que la mano de obra sea de ciudadanos condicionados a los beneficios de los programas sociales que se supone pagan contribuciones para que el municipio asuma esa responsabilidad.

¿De qué otra cosa podría presumir un presidente municipal como Xavier Nava, si desde el inicio de su gestión dio claras muestras de incapacidad? De una administración hundida en la mediocridad, en la simulación y en la mentira. De un gobierno que se ha caracterizado por la intolerancia y la represión. ¿O acaso existe alguna obra,- digamos-, una sola acción que sea emblemática de su gestión?

La verdad ninguna, y además habría que decir que el párvulo o el aprendizaje para medio gobernar le ha salido demasiado caro a los potosinos. El gasto millonario para quitarle dos metros a la avenida “Himno Nacional” con los inconvenientes y riesgos de accidentabilidad que implica la ciclovía, tanto como el rentar más de 200 vehículos a un costo insultante para favorecer a sus cuates con el negocio, es más bien un monumento a la cerrazón y a la estupidez.

A la plantación de unos cuantos arbolitos y recoger basura en botes, Xavier Nava le llama recuperación de espacios públicos. El INTERAPAS, que es su responsabilidad reencausarlo lo ha convertido en un organismo ramplón y deficiente, culpando a la Comisión Federal de Electricidad CFE de su falta de operatividad.

Su incompetencia es tan mayúscula que su única apuesta y salida es pretender aumentarles a los usuarios el costo del agua. Poco se preocupa por recuperar realmente la cartera vencida con empresarios, comerciantes y desarrolladores privilegiados que les vale madre lo que se diga de ellos si se roban el agua o si la pagan o no.

A un año de distancia, al Alcalde capitalino se le ha pasado impunemente el tiempo integrando comisiones inútiles y creando comités que de nada o poco sirven. Se han conformado solo para ostentar su presentación en sociedad, aunque en la práctica, el trabajo que  realizan es solo foto-blof y demagogia pura.

Ciertamente San Luis Potosí ha sonado fuerte,- incluso a nivel nacional, desafortunadamente solo para desgracia, para vergüenza  y pena ajena de los potosinos tras  los excesos, escándalos y violación sistemática a los derechos humanos en los que ha incurrido la administración navista.

San Luis ha sonado tan fuerte, eso es cierto que ya hasta el presidente de la Republica, Andrés Manuel López Obrador, envió mensajes claros y directos al gobierno estatal, al Ayuntamiento, a los empresarios y a los desarrolladores inmobiliarios para que se dejen ya de pendejadas y dejen en paz las pocas reservas ecológicas que tenemos.

López Obrador, sabe perfectamente donde está el negocio y la ganancia. Está enterado quienes serán los ganones con el uso de cambio de suelo y con el reparto de decenas de hectáreas en caso de concretarse el desarrollo en la Sierra de San Miguelito. No solo es la Universidad, ¡Que esperanzas! hay dos directos  interesados a quienes no les caería mal y les vendría de perlas la donación personal y subrepticia de entre 20 y 80 hectáreas, ¿o no?

En su papel de victimario, ministerio público, juez y parte, Xavier Nava tendrá los reflectores en su “informe” para seguir,- como el españolito,- agrediendo, elucubrando, difamando e insultando a su antecesor. Lo hará solo por joder y porque sabe perfectamente que el cargo le quedo demasiado grande, ya no digamos para para competir, sino para por lo menos compararse. Xavier Nava ya demostró tener  baja estatura y de hacerse acompañar de espíritus demasiados pequeños o enanos para gobernar una ciudad tan grande como es la nuestra.

Ya paso un año. Justo y necesario seria para San Luis Potosí, que Xavier Nava y quienes verdaderamente gobiernan la capital se hayan saciado y hartado de su sed de venganza y animo de linchamiento mediático. Si agredir y culpar de todo con enfermiza actitud al de atrás fue su estrategia, todos sabemos que no les funciono,  porque en la práctica política y en los hechos, solo lograron que sus adversarios se crecieran al castigo.