Tiempo de revancha entre Rayados y La Máquina

5

Ha pasado casi una década desde que Cruz Azul perdió una final con Monterrey. Fue en el Apertura 2009 cuando los Regios derrotaron 6-4 global a La Máquina. Y si alguien sabe de esa amarga derrota son el portero Jesús Corona y el zaguero Julio César Domínguez, únicos sobrevivientes de aquel equipo celeste.

Nueve años después, Corona y “Cata” anhelan venganza, pero sobre todo quitarse el estigma del verbo “cruzazulear” que empezaba a gestarse.

Corría el 2009 y el dólar estaba en 13.3 pesos, mientras La Máquina sumaba 12 años sin título de Liga. Así que se ilusionaba con romper la sequía.

El jueves 10 de diciembre La Máquina visitaba a los regios. El juego de ida empezó con autogol de Emmanuel “Tito” Villa a los 3 minutos. Pero Cruz Azul reaccionó con doblete de Cristian Riveros (min. 7 y 17) y otro tanto de Villa (34).

Los cementeros, comandados por el técnico Enrique Meza se fueron al descanso con el corazón acelerado tras ponerse 1-3 en ventaja.

Pero en la segunda parte carecieron de frialdad para manejar el partido y los pupilos de Víctor Manuel Vucetich les dieron la vuelta, 4-3, con dos anotaciones de Suazo y otra de Sergio Santana.

Cruz Azul regresaría al estadio Azul confiando en revertir el 4-3 de la ida. Le basta un gol para igualar la serie. Pero el domingo 13 de diciembre fue de mal augurio.

Aldo de Nigris apagaba las ilusiones azules al cabecear el 0-1 (al 52′). Entonces los locales reaccionaron con el 1-1 de Alejandro Castro, en el 77′.

La esperanza fue efímera, porque La Máquina se volcó al ataque y en un contragolpe “El Chupete” Suazo acabó a Corona con el 2-1 tristísimo que pegó en el alma de los celestes en el minuto 89. El 6-4 aún es recordado.

En el club celeste militaban Corona, Melvin Brown, “Cata” Domínguez, Fausto Pinto, Castro, Riveros, Gerardo Torrado, César Villaluz, Javier “Chuletita” Orozco y Tito Villa, entre otros. De ellos, sólo quedan Corona y Domínguez.

Y con los regios estaban el portero Jonathan Orozco, Severo Meza, José María Basanta, Felipe Baloy, Luis Pérez, Osvaldo Martínez, Aldo de Nigris y Humberto Suazo. Actualmente, sólo queda “Chema” Basanta.

Han pasado nueve años. En aquel 2009 había fallecido Michael Jackson y Lionel Messi ganaba su primer Balón de Oro. Facebook llegaba a 350 millones de usuarios. El presidente estadounidense Barack Obama acababa de recibir el Premio Nobel de la Paz y Maradona era designado entrenador de Argentina.

Han pasado nueve años y el mundo ha cambiado. Lo que sigue inamovible es la sed de sangre en los celestes: vengar aquella derrota ante Monterrey. Lo que permanece inalterable es la esperanza celeste: ganar la Liga.

Y este miércoles por la noche Cruz Azul se jugará media ilusión de campeonar, cuando visite al Monterrey en la semifinal de ida.