Soy el chico más feliz del mundo: Luka Jovic

4

Luka Jovic vivió su primer gran día como jugador del Real Madrid, con una presentación que superó las expectativas ante 5 mil espectadores en el estadio Santiago Bernabéu, donde firmó un contrato por seis temporadas y se mostró, a sus 21 años, serio y directo en sus mensajes.

El nuevo Real Madrid echó a andar con la primera presentación de los fichajes. Luka Jovic dio el pistoletazo de salida en unas horas frenéticas que inició superando el pertinente reconocimiento médico antes de cumplir su sueño de pisar el estadio Santiago Bernabéu.

Confesó que era un momento tan temido como deseado. Los madridistas que hicieron una cola que prácticamente rodeó el estadio se lo hicieron más fácil.

“Tu familia y la gente que te rodea está muy orgullosa de ti y nosotros también porque esta es la camiseta con la que dormías cuando eras pequeño”, desveló el presidente Florentino Pérez en sus palabras de bienvenida.

Antes había recibido a Jovic en la sala de juntas, se habían fotografiado con una camiseta sin dorsal -“el número no juega al fútbol, no es importante”, dijo el serbio con una rotundidad que marcó su alocución-, había firmado un contrato a la joven perla del futbol europeo por los próximos seis años y le había regalado un Bernabéu en miniatura, donde aseguró había soñado marcar muchos goles.

Florentino Pérez mostró orgullo por llevarse a un jugador codiciado por los grandes de Europa. “Ya eres jugador del Real Madrid, el club de las 13 Copas de Europa en futbol. Gracias por haber elegido este escudo para seguir creciendo como uno de los mejores jugadores del mundo. Tú querías formar parte de este mito”, le dijo.Y no dejó atrás el mal año de su equipo para marcar nuevos retos: “Cuando los resultados no son los esperados, hay que reaccionar con determinación”.

Jovic protagonizó uno de los discursos más breves que se recuerdan en la presentación de un jugador. “Soy el chico más feliz del mundo por haber firmado contrato con un club tan grande”, confesó. Sorprendió su seriedad, así como su porte de delantero.

Estaba deseando quitarse el traje azul y vestirse de blanco por primera vez, pisar el césped y tener un encuentro inesperado ante tantos aficionados.