Solo les hablan a los de ellos, o a los que son como ellos

54

Es sorprendente el interés que despierta en algunos el estar a toda hora, a cada momento, casi las 24 horas del día; extremadamente atentos y preocupados a lo que se diga o se deje de decir de Ricardo Gallardo Juárez, candidato del PRD a la Alcaldía capitalina, sobre todo si es algo que lo fastidie, lo evidencie, lo demerite o lo golpee, ya hasta los lectores o visitantes en las redes sociales se acoplaron.

Si porque la güerita de televisa hizo algún comentario, si porque Loret de Mola deslizó otro, o porque si vino y dijo estupideces un personaje como Emilio Álvarez Icaza, ya es norma y costumbre hacer noticia y sobredimensionar algún comentario, por intrascendente o perverso que este sea, la cosa es apuntar baterías para denostar y tratar de vulnerar al adversario.

A lo mejor por eso, a algunos les atrae, los emociona, les motiva y les apasiona el discurso altanero y agresivo de candidatos como Xavier Nava o Leonel Serrato. Y conste que no lo decimos nosotros, sino investigadores serios en materia política y social como el reconocido catedrático Juan Mario Solís Delgadillo, que sostiene que “de nada les sirve recurrir al discurso del miedo o hacerse las víctimas.”

Solís Delgadillo es muy certero cuando afirma que “los candidatos del PAN y de MORENA a la Alcaldía capitalina no son capaces de captar al votante para ofrecer algo mejor.” A lo mejor eso duele, cala honda y profundamente, frustra y desanima a cualquiera, sobre todo cuando se les dice que el mensaje que transmiten o el discurso que pronuncian está dirigido a sus correligionarios, es decir “solo le hablan a los de ellos” o “a los que son como ellos”, y si, así es.

Luego remata: “No es a través de discursos de miedo como esos candidatos pueden captar las preferencias, un candidato tiene que vender expectativas, tiene que ofrecer esperanzas y no es a través de romper el silencio o hacerse víctimas” “Eso vale mucho para los que son como ellos, pero nada más”.

Por cuanto a las esperanzas de Xavier y Leonel, estas se han depositado ya en el “efecto cascada” que pudiera tener la elección del primero de julio, sin embargo, hay quien opina en contrario, como es el caso del Consejero del CEEPAC, Rodolfo Aguilar Gallegos quien dijo:

“El voto en cascada es una forma muy pragmática de pensar”, “El votante es más inteligente y decide su voto atendiendo más al perfil que a la ideología de un partido” “El ciudadano vota por aquel candidato que ya lo gobernó o lo va a gobernar”, así de sencillo, porque meterse al histórico de cifras o al terreno de las especulaciones, son meras ganas de confrontar y dividir.