San Luis de cabeza

37

Por Rafael Aguilar Fuentes

Las demandas que interpuso el poderoso empresario Chato López a dos periodistas, acusándolos de calumniarlo y difamarlo, son ingenuas.
De “primer” mundo, para un periodismo del “tercero”

Ya que , tanto el periodista José Victoriano Martínez Guzmán, como Jorge Saldaña, se “ganaron” dichas denuncias, no por sendas y sesudas investigaciones impregnadas en sus notas periodísticas que publican sobre el dueño de la Loma Club de Golf y por lo menos otras 8 empresas.

Todo fue hecho desde una computadora o su Tablet, sin bases contundentes, reales solo de “oídas” y especulaciones.
Crea fama y échate a dormir, se dice.

Victoriano y Jorge, solo se han sumado a la tranquiza pública, la que parece que cualquier intento legal o de otro tipo para lavar la imagen pública del Chato, se ve inútil e irreversible.

“El malo del pueblo, el depredador mayor es Carlos López Medina y se acabó el asunto”

En el caso de Victoriano Martínez Guzmán la demanda no procedió, pues parece ser que el litigante Gustavo Barrera Morales fue incapaz de hacer los planteamientos de una manera idónea, fundada y motivada. Victoriano publicó en esa ocasión la lista de deudores que hizo público el Ayuntamiento de la capital del impuesto predial, la cual supuesta mente encabezaba el multicitado empresario urbanizador. Barrera, por lo regular gusta de engañar a su cliente favorito Carlos López Medina, pues ese tipo de demandas rara vez procede.

Caso contrario, cuando le ganó 500 millones de pesos al gobierno panista de Jorge Lozano Armengol, por una medida equivocada del cabildo en el 2008 (dicho error fue cometido antes por Octavio Pedroza) mucho se dijo que Carlos López Medina “perdonó” a la ciudad esa multa a cambio de que se le otorgara la concepción para la explotación de agua, por parte de Aguas del Poniente, una empresa que por cierto tiene un 95% de eficiencia a diferencia del INTERAPAS que sólo tiene el 45 pero con las mismas cuotas en los servicios.

Las demandas por difamación parece que son “orgasmos mentales” No pegan, no en un país como el nuestro dónde estamos en pañales respecto a la reparación del daño e imagen pública, al derecho de réplica, a no ser exhibidos y calumniados en base a mentiras muy “sonadas”. No interesan esos asuntos, son de lujo, en un México con altos índices de violencia, impunidad y criminalidad: El horno no está para bollos.

Hacer un recuento sobre las andanzas de Carlos López Medina, es difícil tiene muchos años “tratando” con la clase política. Hace algunos años fue nombrado a nivel nacional empresario del año. Actualmente desarrolla un club de golf en la ciudad de Querétaro, será el más lujoso en aquella zona, aún no lo concluye, y ya vendió el 90 % del mismo, rápido y sin complicaciones.

El, reiteradamente afirma que es un hombre honesto y de trabajo, que no tiene la culpa que a veces haya una fila de políticos y malos periodistas, pidiéndole apoyo para sus campañas o ” publicidad”, regidores, presidentes municipales diputados y hasta gobernadores, tienen la costumbre de condicionarle cualquier aprobación a base de que les llene las bolsas de dinero.

Les ha dicho en corto, corruptos y miserables. “Lo que quiero es trabajar y crecer dar empleo ” ha repetido hasta el cansancio, el egresado de la universidad Anáhuac.
Pero ¿Cómo olvidar la forma en que él finado Vicente Rangel Lozano, Los Güeros García Navarro y el Chato López lograron “asociarse” con los ejidatarios de la Garita de Jalisco en 1994-95? Según muchos críticos y activistas sociales, el ejido de oro cayó muy malbaratado por fuerzas empresariales y políticas.

En aquellos años cuando Salinas De Gortari logro que se pudieran vender las tierras del ejido mexicano, me tocó ver a muchos ejidatarios despilfarrar el dinero que les daban mensualmente, y efectivamente líderes y abogados fueron los grandes “ganones” pues se quedaron con áreas residenciales y decenas de millones de pesos a nombre de los descendientes del ejido de la garita de Jalisco.

Inclusive todavía los hijos de Vicente Rangel Lozano, tienen pleitos legales con ejidatarios que no fueron reenumerados en su desventajosa sociedad con Desarrollo del Pedregal. Alejandro Anaya Mares uno de los inmerecidos herederos de Vicente Rangel, todavía adquiere terrenos a ex ejidatarios por unos cuantos pesos.
Hay mucho que documentar, sobre todo cuando la avenida Chapultepec y el terreno adyacente que le pertenecía por decreto de creación al parque Tangamanga fueron escindidos y regenteados, por Horacio Sánchez Unzueta, Alejandro Zapata Perogordo y otros personajes de la política potosina. Estos se prestaron al multimillonario despojo. Le deben una explicación a la sociedad (es el área donde está el Colegio de San Luis)
¿Quién despojo, quién malbarato?

San Luis Potosí está atado a los jaloneos de los fraccionadores, ellos definen con sus recursos el rumbo de muchas campañas. La gran ofensa, la asonada de Ricardo Gallardo Juárez fue reinventar y despedir a 72 empleados del Instituto Municipal de Planeación IMPLAN, que es el motor, el núcleo del poder político municipal en San Luis Potosí, de allí se define el crecimiento de la ciudad, es la “cerezota” del pastel , fue la afrenta que no le perdonaron.

Pero volviendo al Chato López Medina

¿Acaso el ingeniero se dará cuenta la alegría y legitimación tan grande que les da a los periódicos digitales demandados, el gusto que les da ser tomados en cuenta en esta proporción?

A Jorge Saldaña no se le borra desde hace días la sonrisa del rostro, parece una auténtica Yalitza nominada al Oscar, desde que lo “catapultaron”

Lo que es evidente que los asesores en imagen pública del Chato no lo aconsejan, ni lo orientan absolutamente en nada, jamás aceptan entrevistas, nunca da explicaciones públicas, ha permitido inerme que crezca la lapidación a su persona y a sus empresas.

En la actualidad con las reglamentaciones ecológicas, con los amparos colectivos con una sociedad abierta, donde obligadamente gobiernos y empresas necesitan actuar en la transparencia y la legalidad, ningún empresario que quiera crecer y tener reconocimiento público, puede o debe cometer los atracos que le achacan al organizador de eventos internacionales de golf, como es el empresario López Medina.

Lo que sucede, es que para muchos opositores a Xaviercito Nada y su proyecto Panista, el Chato López fue de sus principales financiadores, así lo declaró el litigante Carlos Covarrubias. Por lo menos en las listas que entregaron Xaviercito y el PAN al Instituto Nacional de Elecciones, no aparece el famoso Chato.
No si brutos, no son.
El presidente municipal que llegó en base a una campaña teatral de terror y financiado de manera ilegal a la presidencia municipal, tiene la presión de su tío Manuel Nava y a lo mejor de su padre Luis Nava, el cual actúa por visceralidad y venganzas, también lo puede presionar Eduardo Martínez Benavente y algunos otros personajes resucitados del viejo Navismo, que agarraron al Chato López como el verdugo y autor de todo despojo la historia de San Luis Potosí.

SLP, historia de un despojo

Es decir el dueño de Peña Blanca, enfrenta un campo minado con esta administración disque “Navista.” Carlos Covarrubias y otros, señalan que el Chato López, habría proporcionado por debajo del agua algunas decenas de millones de pesos para hacer obras en las comunidades de San Juan de Guadalupe o Tierra Blanca con el afán de urbanizar y convencer a los ejidatarios y sus descendientes de apoyar el cambio de uso de suelo, pero muy difícilmente el Ayuntamiento de la capital puede mover recursos fuera de lo que dictamina la ley, ya sería el colmo que los regidores de oposición no checaran el supuesto “gasto oculto” de Xaviercito en las zonas referidas .

¿Entonces, que sucede?

Tanto es cierto, que se exagera y se especula contra del descendiente de quien desarrolló al final de la década de los sesentas las zonas más exclusivas de San Luis: Las Lomas.

Tanto es cierto que muchos personajes políticos como Alejandro Zapata, Octavio Pedroza y principalmente Panistas han recibido apoyos del empresario en comentó, es imposible olvidar la aprobación del fraccionamiento La Loma Club de Golf de casi 200 hectáreas en noviembre del año 2003, los operadores políticos del Chato López eran los regidores Panistas.

No se olvida la reforma a la Ley de Aguas que hicieron los diputados Panistas en 2005 para dar paso a la primera concesión privada de explotación del agua para uso urbano en el país.

Nunca se estableció la legalidad o los pasos para el pago de cambio de uso de suelo, en el caso de la Loma, se habló de una fianza sólo para salir al paso, pero el 28 de noviembre de ese año fue aprobado el centro deportivo y habitacional más caro de la historia de San Luis, en contraparte Carlos López Medina apoyo la construcción de varias obras sociales, sobre todo el paso desnivel de la glorieta González Bocanegra, cuyo gasto no se equipará de ninguna manera con lo omitido en pagos al municipio.
Mucho se dijo que un sobrino de Jacobo Payan fue el “ganon” de esta aprobación que se dio durante el Consejo Municipal septiembre-diciembre del 2003. Y de sus inversiones en el conflicto de Escalerillas, mejor ni hablamos.

La vida y obra de este empresario se cuenta entre el mito y la verdad; hace tres o cuatro años, se dijo que el ex Tesorero del Ayuntamiento de la capital, José Bolaños Guangorena, en estado de ebriedad ingreso a Club de Golf La Loma rompiendo inclusive la barrera de la caseta de vigilancia, fúrico, fuera de sí, le gritoneo al Chato exigiendo con papeles en la mano, que pagara 450 millones de pesos por impuestos atrasados.
En esos días el Chato López se defendió diciendo que las zonas que intentaba cobrar tanto por el predial o el uso de suelo el Ayuntamiento “ya no existían, todas habían sido vendidas y el pago del predial le correspondía a los que adquirieron dichos terrenos o propiedades, además de que estaba fenecido cualquier cobro a los fraccionamientos señalados”

El caso de San Juan de Guadalupe se convierte en el nuevo ejido de oro, tiene que haber un punto de reconciliación y negociación para que se dé paso a la inversión, preservando el ambiente y la ecología de la zona que los ejidatarios intentan vender o asociarse, estos no sé detendrán, hay que evitar hechos de más violencia, confusión y el río revuelto como ganancia de pescadores.

Considero que tanto Carlos López Medina y su grupo empresarial deben de transparentar sus acciones, dar una explicación de sus actos inversiones y propuestas con los ejidatarios. También los periodistas o dirigentes políticos que atacan esta alianza ejidatario-empresarial tienen que sacar a la luz pública las pruebas de sus denuncias, investigar; incluso desahogar pruebas, comprobar, cruzar datos, lo que dicen y les “consta” si es que son actos de despojo y corrupción de parte del urbanizador más importante de los últimos tiempos: Carlos López Medina.

Esto, por el bien de la sociedad; hay que preservar la inversión y también preservar el derecho de los “otros” que intentan conservar sus tierras como están.
Lo cierto es que el Chato no las tiene todas consigo, ya le cuelgan cualquier medalla, pero ya ha estado muchas veces en estas situaciones, solo que hoy Covarrubias está decidido a jugársela, y Xaviercito, (en contra de su voluntad) estará muy presionado por un pasado de rencor y ajuste de cuentas “Naveras”.