Salud identifica cinco zonas urbanas con alta transmisión de coronavirus

12

Cinco zonas urbanas tienen alta transmisión de contagios de coronavirus en el país: el Valle de México (Ciudad de México y Estado de México), Tijuana y Mexicali (Baja California), Cancún (Quintana Roo), Culiacán (Sinaloa) y Villahermosa (Tabasco), explicó el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

En conferencia de prensa, el funcionario detalló y estimó el crecimiento de la epidemia en esas zonas con base a las proyecciones realizadas por académicos del Centro de Investigaciones Matemáticas, el Instituto de Matemáticas de la UNAM en coordinación con el coordinados por Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Aunque Gatell consideró que algunas de estas ciudades ya se pueden ver “la luz al final del túnel”, dijo que no se deben reducir las medidas para reducir la exposición de contagios entre la población.

“Eso de ninguna manera quiere decir que se pueden relajar o suspender anticipadamente las medidas de la Jornada Nacional de Sana Distancia. De ninguna manera porque qué pasaría si se suspenden anticipadamente estas acciones: esta tendencia se va hacia arriba, hay un rebrote”, dijo el funcionario en el informe diario sobre el avance de coronavirus en Palacio Nacional.

En Cancún, Quintana Roo, el punto con el máximo de pacientes con COVID-19 en terapia intensiva fue alcanzado el 30 de abril.

“Todavía no se manifiesta en los datos observados este punto de disminución, pero (las autoridades locales) han notado una menor afluencia”, dijo Gatell.

Cancún aún tiene la capacidad de cubrir la demanda hospitalaria, además de que acciones como la transferencia de pacientes de hospitales públicos a privados ha permitido mantener la capacidad de respuesta, según el funcionario.

En Baja California hay dos de ciudades con alta transmisión, Tijuana y Mexicali, ambas se encuentran en una misma región de transmisión, pese a la distancia que las separa.

En Tijuana se espera alcanzar la fase de declive en la demanda de atención hospitalaria entre el 6 y 8 de mayo, mientras en Mexicali se alcanzaría en los próximos tres a cuatro días (4 a 5 de mayo) la fase de estabilización y luego declive.

Sin embargo ‘el tamaño y densidad de la población así la interconectividad con Mexicali, hacen que de relajarse las medidas sea probable un repunte de los contagios (en Tijuana)’, mayor que si ocurriera uno en Cancún, advirtió el subsecretario de Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.

En Culiacán, Sinaloa, fue hace tres días que pasó su punto más crítico de ocupación en terapia intensiva de pacientes con coronavirus, por lo que es posible que se registre una estabilización y luego reducción de personas hospitalizadas.

Hasta el momento la disponibilidad existente cubre la demanda, se enviaron a 641 elementos de personal médico y de enfermería enviados por el Instituto de Salud Para el Bienestar (Insabi).

En el caso de Villahermosa, Tabasco, aún se encuentra en fase de estabilización y todavía no se registra un descenso en la cantidad de pacientes.

En esta ciudad la demanda supera el máximo de disponibilidad en un 18%, por lo que el estado pidió 60 monitores de los que se han enviado 15, así como 8 ventiladores y tres ambulancias de terapia intensiva.

Además en los próximos días se reconvertirán tres hospitales para dar atención a personas con COVID-19.

En el Valle de México que incluye a la Ciudad y el Estado de México, se espera el punto con más pacientes hospitalizados de gravedad entre el 6 y el 10 de mayo.

“Siendo esta la de mayor transmisión, de ninguna manera sería recomendable que se relajaran las medidas de protección sanitarias”, insistió Gatell.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, explicó que en la capital se tienen registrados hasta el 30 de abril 809 pacientes intubados y la ocupación hospitalaria está al 61%.

“Ya hay varios hospitales saturados en la ciudad, particularmente los institutos nacionales de salud, una parte del ISSSTE y dos de los cinco hospitales que tienen la Ciudad de México”, detalló al acompañar la conferencia en Palacio Nacional.

Por ello la próxima semana serán reconvertidos cuatro hospitales más para atender a pacientes con COVID-19, lo que sumará unas 130 camas con ventiladores.

Además se firmó un convenio con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para que los hospitales del sistema comiencen a recibir a personas contagiadas que requieran cuidados intensivos aunque no sean derechohabientes, señaló junto al director general Zoe Robledo.