Razones suficientes

26

¿Cuál podría ser una razón suficiente o la argumentación política y moral para creer, pensar, intuir o afirmar que el alcalde capitalino Francisco Xavier Nava Palacios pudiera gozar de la simpatía de estar entre los afectos y en el ánimo del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, como para considerarlo como probable candidato de MORENA a la gubernatura del estado en el 2021?

Ninguna. El perfil del presidente municipal actual no pinta, no cuadra ni encaja en el proyecto político de MORENA. “El doctor Salvador Nava Martínez ya es historia”, “el viejo murió hace más de 25 años y junto con él, el movimiento navista que, erróneamente decidió entrar al juego de la institucionalidad y a los privilegios que brinda el poder de la corrupción”.

Si por ser nieto del viejo luchador, Nava Palacios debiera ser tomado en cuenta en 2021, esa no es una razón suficiente ni de peso. Si la pretensión de los grupos locales es impulsar esa candidatura por MORENA, sería con engaños y producto de una escrupulosa operación política que un solo hombre en San Luis Potosí es capaz de hacerla; el ex gobernador Horacio Sánchez Unzueta, el verdadero heredero y único beneficiario del navismo.

En el terreno político, intentar vender la idea al presidente de la República de que el alcalde de la capital es opción, resultaría arriesgado y temerario. Xavier Nava, en dos de tres años de gobierno, se ha destacado por su soberbia y arrogancia, por su insensibilidad y por su torpeza política. Los errores cometidos durante su administración le han representado un alto costo político.

MORENA, que a final de cuentas es AMLO y nadie más, tiene la información suficiente y sabe perfectamente que el presidente municipal no logró despuntar liderazgo alguno, – por el contrario, fue sometido por los grupos económicos y políticos dominantes locales.

A los grupos de interés les ha cumplido puntualmente con los compromisos contraídos otorgándoles concesiones y contratos lucrativos para la compra de imagen, equipos y suministros diversos, servicios varios y obra pública.

Xavier Nava ha jugado y lucrado con los pobres, ha encubierto a los poderosos y ha privilegiado a esas minorías conservadoras rapaces con las que todos los días se enfrenta el presidente de la República; esto en el centro lo saben muy bien.

El perfil de Xavier Nava solo encaja en las aspiraciones del PAN, y probablemente en algunos sectores reaccionarios y conservadores del PRI, pero no más. Si el PRD le está ofreciendo las llaves de su casa, por no decir otra cosa, es por el juego perverso al que están acostumbrados sus dirigentes nacionales, a los cuales, no en una, sino en varias ocasiones traicionó. Habría que recordar que Nava fue candidato a diputado por el PRD y luego el postulante del PAN a la alcaldía.

Razones morales. Tampoco las hay. Xavier Nava no puede presumir de tener integridad o de ser un hombre honesto porque no lo es. El escándalo por la compra de un rancho para proyectar un centro turístico en la Sierra de Alvares, la compra de lámparas, las asignaciones para la renta de patrullas y vehículos, los contratos de obra pública y la reclasificación del uso del suelo para favorecer a los amigos, así como la integración de un gabinete conformado por auténticos pillos, niños bien y habilidosos para los negocios truculentos, no le conceden Xavier Nava ningún soporte moral.

Por otro lado, insistir en meter en el juego de la sucesión gubernamental al presidente municipal, pudiera incluso inscribirse solamente en una estrategia local orientada a dividir y enfrentar a las fuerzas políticas. Sus impulsores saben que difícilmente lograrán venderle la idea al presidente de la República de que Pancho Nava es opción.

Tampoco AMLO se la comerá completita en ese intento perverso de situarlo en una disyuntiva, pensando que pudiera decidirse por una tercera opción, no será así. A estas alturas, el presidente de la República tiene muy claro quien realmente en San Luis Potosí representa los intereses de la Cuarta Transformación, de tal manera que, todo lo demás son meras ganas de confundir y de joder.

Hasta pronto

deleoncardona@hotmail.com