Promueve Secretaría de Salud el uso de cubrebocas en niñas,niños y adolescentes

11

· A las personas menores de 18 años, se sugiere utilicen mascarillas higiénicas o de tela y en el caso de niñas, niños y adolescentes con cáncer o alguna otra enfermedad de riesgo se recomienda el uso de mascarillas médicas o quirúrgicas.
· Si en casa hay paciente adulto con COVID y hay contacto con menores de 18 años a menos de un metro con la persona enferma, ambos deberán portar cubrebocas, indican.

A la fecha sabemos que la enfermedad COVID-19 se propaga principalmente a través de las gotículas que despide una persona infectada al toser, estornudar o hablar, y que éstas pueden caer sobre los objetos y las superficies que rodean a una persona, como mesas, sillas, ropa, juguetes, de tal forma que otras personas pueden infectarse si tocan esos objetos y luego se tocan los ojos, nariz o boca.

Es por ello que como medidas preventivas a nivel internacional, nacional y estatal, se recomienda practicar una higiene respiratoria esto es, implementar medidas de control de la infección para evitar contagios, por ejemplo: cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo desechable al toser o estornudar. Practicar continuamente el lavado de manos frecuente con agua y jabón o alcohol en gel al 70% y mantener una sana distancia de 1.5 metros entre las personas.

Y como parte de esta estrategia la Organización Mundial de la Salud (OMS por sus siglas), recomienda el uso de mascarillas higiénicas de tela en regiones con transmisión generalizada, como lo es nuestro Estado que se encuentra en semáforo naranja (riesgo alto), en áreas donde haya una capacidad limitada para aplicar medidas de control y, especialmente, en entornos donde no sea posible mantener una distancia física de al menos un metro, como en medios de transporte público, tiendas u otros lugares cerrados o concurridos, señaló la doctora María Jocelyn Bravo Ruvalcaba, Jefa del Departamento de Atención a la Salud de la Infancia y la Adolescencia de los Servicios de Salud.

Respecto al uso de cubrebocas en niñas y niños, la Organización Mundial de la Salud y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) recomiendan:
“El uso de mascarilla (cubrebocas) no debe ser obligatorio para los niños de hasta cinco años, en aras de la seguridad y el interés general del niño y dada su incapacidad de utilizar adecuadamente una mascarilla con una asistencia mínima”.

“Sin embargo para la población de entre 6 y 11 años, se recomienda su uso, si hay transmisión generalizada en el área, o si tiene la capacidad el infante para utilizar la mascarilla de forma segura y adecuada; la supervisión adecuada de un adulto y las instrucciones sobre cómo ponerse, quitarse y llevarla de forma segura; también deben usarla en los entornos e interacciones específicos de las niñas o niños con otras personas con factores de riesgo para evitar desarrollar enfermedad grave, como con las personas adultas mayores, con enfermedades crónicas (diabetes, obesidad, problemas del corazón, VIH, cáncer), y/o mujeres embarazadas, entre otras”.

Y para la población a partir de los 12 años, se recomienda el uso en los mismos supuestos que los adultos, en particular cuando no se pueda garantizar una distancia mínima de un metro de los demás y haya una transmisión generalizada en la zona. En casos específicos como población infantil o adolescente con discapacidad u otros trastornos del desarrollo u otra condición de salud no es obligatorio su uso, y en caso de utilizarlo por el riesgo de contagio siempre deberá de ser bajo la supervisión de un adulto.

Respecto al tipo de mascarilla, para las personas menores de 18 años, se sugiere utilicen mascarillas higiénicas o de tela, con la finalidad de evitar transmitir el virus a otras personas. En el caso de niñas, niños y adolescentes con cáncer o alguna otra enfermedad con riesgo, se recomienda el uso de mascarillas médicas o quirúrgicas, en especial cuando acuden a consulta o tratamiento.

“Para los casos en población pediátrica se recomiendan los mismos principios de uso como en los adultos: se debe verificar el tamaño adecuado para cubrir la nariz, la boca y la barbilla, deberá practicarse el lavarse con agua y jabón o desinfectarse las manos con alcohol gel al 70% antes y después de colocarlo y de retirarlo. Una advertencia que se les da a los cuidadores es que no deben tocar la parte delantera de la mascarilla, a no tirar de ella hacia la barbilla ni a metérsela en la boca: además aconsejó que para guardar la mascarilla debe ser en una bolsita o un sobre y no compartirla con nadie”. Y así mismo la funcionaria estatal aconsejó no utilizarla mientras se practican deportes o actividades físicas, como correr, saltar o jugar.

Finalmente la doctora María Jocelyn Bravo Ruvalcaba, Jefa del Departamento de Atención a la Salud de la Infancia y la Adolescencia indicó que si una niña, niño o adolescente presentan síntomas de COVID-19, deberá llevarlo a la unidad correspondiente a revisión, siguiendo las medidas de prevención; Y en casa se recomienda que las niñas y niños con COVID-19 utilicen mascarilla médica durante todo el tiempo que puedan aguantarla, y también los familiares que estén cerca. En el caso de que un adulto sea el enfermo en casa en la medida de lo posible deberá aislarse y si hay contacto con personas menores de 18 años a menos de un metro con la persona enferma, ambos deberán portar cubrebocas.

“También existe la alternativa de uso de careta para casos en que no se pueda utilizar cubrebocas, no obstante, ésta no proporciona una protección equivalente para evitar transmitir el virus a otras personas, y en caso de utilizarla se deberá verificar que cubra toda la cara, la rodee por ambos lados y se extienda hasta debajo de la barbilla; así como tener cuidado al usarlas para evitar que se rompan y causen lesiones en los ojos o la cara”. Culminó la Jefa del Departamento de Atención a la Salud de la Infancia y la Adolescencia de los Servicios de Salud.