Operan a Durant del tendón de Aquiles

5

Kevin Durant confirmó los peores temores: fue operado de una ruptura en el tendón de Aquiles de la pierna derecha.

El astro de los Warriors de Golden State reveló ayer en las redes sociales la gravedad de su lesión, dos días después de abandonar en el segundo periodo el quinto partido de la Final de la NBA en Toronto, cuando reapareció luego de ausentarse un mes debido a una dolencia en la pantorrilla derecha.

El alero de 30 años publicó una foto en Instagram, en la que se muestra a sí mismo en una cama de hospital, y escribió: “Quería actualizarlos a todos: me rompí el (tendón de) Aquiles. La cirugía fue hoy y fue un éxito, dinero fácil”.

Sólo 15 minutos antes de que Durant lo hiciera público, el entrenador de los Warriors, Steve Kerr, habló durante un periodo en que estuvo disponible ante la prensa que cubre la Final. Dijo que aún no tenía una actualización formal sobre Durant.

El jugador ha hecho sus propios anuncios antes, como cuando escribió en el sitio de internet de The Players’ Tribune sobre su decisión de dejar Oklahoma City para unirse a Golden State en julio de 2016.

Kerr dijo que todos en la organización están “devastados”, incluido el doctor Rick Celebrini, director de medicina deportiva y rendimiento del equipo. Los Warriors tomaron una decisión “colaborativa” para autorizar a que Durant jugara – con la contribución del propio alero y su representante -, y no tenían idea del riesgo de una lesión seria del tendón de Aquiles por regresar tras un tirón en la pantorrilla, añadió Kerr.

“Ahora, ¿volveríamos atrás y empezaríamos otra vez? Correcto”, dijo Kerr. “Pero eso es fácil decirlo luego de los resultados. Cuando reunimos toda la información, nuestro sentimiento fue que lo peor que podría suceder sería volver a lesionarse la pantorrilla. Ese fue el consejo y la información que teníamos. En ese punto, una vez que Kevin recibió la autorización para jugar, se sentía cómodo con eso, nosotros nos sentíamos cómodos con eso. Por lo tanto lo del tendón de Aquiles se presentó como una sacudida por completo. No sé qué más añadir a eso, aparte de que si hubiéramos sabido que esto era una posibilidad, que esto estaba incluso en el ámbito de la posibilidad, no había manera que hubiéramos permitido que Kevin volviera”.