Odio y obsesión…. Malos consejeros

28

El presidente municipal, Xavier Nava Palacios, implícitamente admite y reconoce que, a él le podrán reclamar que el alumbrado público es deficiente y de tercer mundo, que la ciudad luce desordenada, inundada, que está llena de baches, sucia, insegura, maloliente y sin agua potable suficiente, ¡ha! – pero que no le podrán decir que es o anda con los malos, – o sea, pendejo sí es, maloso no.

Diría mi abuelo, “Libarnos Señor de los pendejos porque de los malos nosotros nos encargamos”. Y es que sus acciones y expresiones, de Nava, parecen ya un grito desesperado por colarse en las boletas del 2021. Ganas las tiene, pero el novel político no ha entendido que, para gobernar este estado no es ni su tiempo ni su circunstancia, podrá aparecer, sí, pero cuando mucho le alcanzará para intentar la reelección en la alcaldía, y eso quien sabe, eso lo decidirá el PAN.

La obsesión de este muchacho por ser el candidato al gobierno del del estado, por el partido que sea o cualquiera que se aventure a abrigarlo, lo está llevando a cometer errores que en política son fatales. El lunes, – por ejemplo, demostró que tan suelta trae la chequera ajena para comprar plumas de chilangolandia, para desprestigiar a quien Xavier Nava considera su principal adversario, a José Ricardo Gallardo Cardona.

No obstante, la intentona de Xavier, en dañar a la familia Gallardo, se le revirtió este martes cuando sorpresivamente el autor de la columna “Serpientes y Escaleras” de El Universal, Salvador García Soto, varió radicalmente su postura, y, a boca jarro, no solo aclaró y dudó del contenido de las tarjetas que le adjuntaron al sobre, sino que reveló que, el interés en revivir tiempos pasados tiene su origen nada más y nada menos que desde el poder estatal y el municipal.

“Con gran sensibilidad y fineza” (sic), el periodista se desmarcó y, sin pensarlo dos veces, plasmó que el pleito aldeano es entre Nava y Gallardo y, a los potosinos, el buen Chava no los bajo de indígenas Totonacas. ¿Que lo hizo cambiar de opinión?, solo él lo sabe, otros, simplemente lo intuyen, pero es muy probable que la reversa que se aventó Salvador fue por la falta de elementos contundentes.

Obvio que la reacción inesperada del columnista, alertó a los partidos políticos e inquietó al Ministerio Interior de palacio de gobierno, trinchera donde clara y cómodamente se opera a favor, con el permiso o con el disimulo del Güero, a uno de los aspirantes por MORENA que bien sabe hilar finito, pero nunca metiendo un quinto para centavear toda una labor de seducción periodística que hoy en día ha derrumbado a muchos prestigios en tiempos de la 4T.

Hasta pronto