Nuevas armas mantendrán poderío ruso por décadas: Putin

6

El nuevo armamento de Rusia, que incluye una serie de novedosos sistemas nucleares, garantizará la seguridad del país durante las próximas décadas, afirmó el presidente Vladimir Putin durante una reunión del martes con sus altos mandos militares.

Durante el encuentro celebrado en Sochi, Putin dijo que los nuevos sistemas que se presentaron este año incrementarán significativamente las capacidades militares de Rusia y “garantizarán un balance estratégico durante décadas”.

El mandatario ruso presentó en marzo una serie de armas nucleares que, afirmó, no pueden ser interceptadas. Entre ellas se incluye un novedoso misil balístico intercontinental; un misil crucero de alcance mundial con capacidad nuclear; y un dron subacuático diseñado para atacar instalaciones costeras con un pesado armamento nuclear.

El desarrollo de armas seguirá siendo una de las máximas prioridades, indicó Putin durante la reunión del martes.

El presidente también hizo mención de otros sistemas de armamento, incluyendo un potencial sistema de defensa antiaérea S-500 que pretende ser lo suficientemente preciso y potente para impactar a objetivos en el espacio.

Putin dijo que las fuerzas estratégicas nucleares deben recibir una serie de nuevos misiles balísticos intercontinentales Yars para reemplazar a los anticuados Topol. También tienen programado recibir bombarderos estratégicos modernizados Tu-160 y Tu-195, equipados con misiles crucero de largo alcance, además de nuevos submarinos nucleares Borei equipados con misiles balísticos intercontinentales.

La marina encargará más buques de guerra equipados con misiles crucero Kalibr, que fueron puestos a prueba por el ejército durante la guerra en Siria, señaló el mandatario.

El presidente ruso comentó que el ejército recibirá una amplia gama de nuevos vehículos blindados, incluyendo los nuevos tanques de batalla Armata.

El Kremlin ha priorizado la modernización de su ejército ante el distanciamiento de Rusia y Occidente, que cayó a sus nivel más bajo desde la Guerra Fría debido a la crisis en Ucrania, la guerra en Siria y otras disputas.