Gobierno navista, obsesivo y enfermizo

27

No solo fue un acto de abuso y exceso de autoridad en el que incurrió el gobierno municipal encabezado por Xavier Nava Palacios, en contra de la Oficial del Registro Civil, María Teresa Carrizales Hernández, sino que fue la peor y una más a la cuenta de la serie de estupideces que ha cometido en solo nueve meses al haber utilizado facciosamente la fuerza pública bruta, ignorante e irracional para desalojar, agredir y maltratar a una mujer en su centro de trabajo.

El alto costo que ya le significo al Alcalde capitalino, jurídicamente muy pronto se verá reflejado en tribunales y,- en el ámbito político y social, evidentemente que este aberrante hecho ya se materializo ante el abierto rechazo y la generalizada y enérgica condena por la actitud prepotente e intolerante de un gobierno que se muestra cada vez más obsesivo y enfermizo por cobrar venganza contra quienes presume son sus adversarios.

Rabia y coraje, fue lo que este abominable capitulo despertó entre la sociedad potosina por el video que se publicó en este medio y otros, y que circulo viralmente en redes sociales. ¿Pero que podíamos esperar de una gobierno de Fifiocratas que tiene en su poder y como rehén al Ayuntamiento de la capital?

Diríamos que todo, aunque para ser francos no tan del tamaño de la idiotez cometida por su Secretario General Sebastián Pérez; por su jefe policiaco Edgar Jiménez Arcadia y por su flamante coordinadora municipal de “Derechos Humanos”, Olga Palacios, quienes estúpidamente actuaron en contra de la Oficial del Registro Civil y justificaron su torpeza diciendo que “no se violaron sus derechos humanos y que todo se hizo apegado al protocolo”.

Es de esperarse, que a la Juez del Registro Civil que fue groseramente tratada y agredida le colgaran demonios. “El Sebas” dirá que se alteraron o se extraviaron actas, sellos y archivos; Olga Palacios, de “Derechos Humanos” Municipal argumentara que el video fue alterado o editado, y así, ambos buscaran salir con su batea de babas, al fin y al cabo los potosinos ya se acostumbraron.

Lo cierto es, que después de la atrocidad cometida en contra de la Oficial del Registro Civil, el nombre de San Luis Potosí y el apellido Nava “sonaran fuerte” a nivel nacional. Por lo pronto la Senadora Leonor Noyola llevara el tema ante el Senado de la Republica para que los legisladores vean como gobierna el nieto de Salvador Nava.

Un poco en retrospectiva, si alguien ha definido perfectamente el perfil de los “Fifis” o de los “Fifiocratas”, fue justamente el presidente de la Republica, Andrés Manuel López Obrador. De hecho, todos los días, en las mañaneras hace apología de ellos.

Claridoso como es, El Peje se ha referido a los conservadores, panistas y priistas; a los de la doble moral, a los neoliberales, a los curros, a los aristócratas, a los delincuentes de cuello blanco, a los júniores como esos que hoy gobiernan la capital y a los empresarios pequeñoburgueses que todo lo critican pero que no le invierten; ha hecho alusión a esos líderes de cámaras que no representan nada y solo vociferan para ser aplaudidores del poder público.

Muchos de esos Fifiocratas pululan y caminan aparentemente libres de toda culpa y en la más completa impunidad por las calles de nuestra ciudad,- y claro, también López Obrador se ha referido a la prensa Fifi, a esa que ha hecho de los medios que les pertenecen o representan un instrumento de poder para incursionar en la política y a partir de ahí institucionalizar el tráfico de influencias para hacer negocios, para tratar de aniquilar al contrario o para guardar silencio cuando no les conviene hablar con la verdad.

Entre sombras

Con el escándalo.- causado por Xavier Nava y su sequito de incondicionales, vaya que le dieron su estrenada a Tiburcio Cadena, y pues sí, bienvenido sea a la fiesta de la antropofagia a la que se acostumbró y tanto alentó en el canal 7.

Como patita en el agua.- La diputada Betty Benavente anda como patita en el agua con la calificación concedida, ojala no olvide como salió de la Dirección de Desarrollo Social del Ayuntamiento de la capital.

Hasta pronto.

Fernando Díaz de León Cardona