Filadelfia controla su destino en su división

4

Les tomó 13 semanas a las Águilas de Filadelfia ganar partidos consecutivos, algo que tendrán que seguir haciendo para alcanzar los playoffs.

Al menos los campeones defensores del Super Bowl controlan su destino.

Si siguen ganando, asegurarán el título de la División Este de la Conferencia Nacional. Pero Filadelfia tiene el calendario más difícil de la liga para el último cuarto de la temporada.

Un choque por el primer lugar de la división con Dallas (7-5) es lo que sigue para las Águilas, que continuarán con un viaje al oeste para enfrentar a los Carneros de Los Ángeles (11-1). Los Texanos de Houston (9-3) visitan Filadelfia el 23 de diciembre y las Águilas finalizan la temporada en Washington (6-6).

“Tenemos mucho trabajo por delante”, reconoció Carson Wentz tras la victoria del lunes por 28-13 sobre los Redskins.

Tras una humillante derrota por 48-7 en Nueva Orleáns hace dos semanas – la peor sufrida por un campeón defensor del Super Bowl en la historia de la NFL – las Águilas parecían en problemas. Tenían una serie de lesiones y fácilmente pudieron utilizar excusas para justificarse y dar por perdida esta temporada.

En cambio, se sobrepusieron con victorias consecutivas por primera vez desde que Nick Foles los lideró en los playoffs la campaña anterior.

“Obviamente, no iniciamos de la manera que pensamos que lo haríamos, pero creo que realmente esto habla de la resiliencia en general de este equipo, el carácter de los muchachos en el vestidor”, aseguró el ala cerrada, Zach Ertz.

“Con 4-6, cuando fuimos destrozados por los Santos hace unas pocas semanas, todos tuvieron la oportunidad de bajar sus cabezas y enfadarse. Pero los chicos en el vestuario en realidad aman el futbol americano. Creo que los muchachos en realidad aman su oficio. Y quiero decir que fuimos a trabajar. Obviamente, ahora con 6-6, no donde pensábamos que íbamos a estar, pero al mismo tiempo tenemos toda la temporada frente a nosotros”.

La ofensiva ha sido más productiva en los últimos dos partidos y luce más equilibrada, algo que no sería casual.

El novato Josh Adams tiene 42 acarreos para 169 yardas y un touchdown en dos partidos desde que se hizo cargo como el corredor principal. Darren Sproles regresó el lunes por primera vez desde la primera semana y ofreció una gran chispa, al anotar un touchdown de 14 yardas.

“Tienes que correr el balón. Debes tener ese balance”, señaló el entrenador en jefe, Doug Pederson. “Lo tuvimos las dos semanas pasadas. Ha sido positivo. Esto abre un poco más (el campo) en el mundo de las jugadas de engaño y permite al quarterback espacios en el perímetro, poniendo a Carson en las orillas, donde ha sido bueno para observar el campo. Esto se remonta a la línea ofensiva, lo bien que han controlado la línea de golpeo”.

Golden Tate tuvo su mejor juego desde que las Águilas lo adquirieron de Detroit en octubre. Atrapó siete pases para 85 yardas y una anotación y logró una conversión de 2 puntos. La llegada de Tate había retrasado a otros receptores cuando Filadelfia intentó integrar al nuevo jugador a la mitad de la temporada.

Pero Wentz repartió bien el balón contra los Pieles Rojas. Nelson Agholor tuvo cuatro recepciones para 56 yardas, Alshon Jeffery tuvo tres para 31, la única recepción de Jordan Matthews fue de anotación de 4 yardas y Ertz atrapó nueve para 83.

“Solo quería estar disponible cuando llegara mi hora y quería ayudar a este equipo a ganar y ganar mucho”, dijo Tate. “Muchos muchachos atraparon pases y cuando es así, siempre es bueno”.