El PRI no ha muerto… “Seguirá latiendo en nuestros corazones”

58

Líder del PRI festeja su cumpleaños y reúne a la clase política

La mesa más enigmática la llenaron burócratas, tecnócratas y políticos

Este viernes, Elías Pecina Rodríguez dirigente estatal del PRI mostro su capacidad de convocatoria y liderazgo al reunir a la clase política priista potosina. Como en los viejos tiempos y memorables épocas de tronar cuetes y luego, levantar varitas, las mesas del Jardín del Campanario, ubicado en la zona más exclusiva de la capital, lucieron repletas para festejar al presidente del C.D.E. del PRI.

“El PRI no ha muerto porque seguirá viviendo en nuestros corazones”, manifestaron en corto priistas que mantienen vivas sus esperanzas de que el tricolor retome el rumbo y que por lo menos se presente en sociedad en el 2021; ya no digamos como un partido ganador sino cuando menos como una fuerza política medianamente competitiva para tratar de conservar el gobierno del estado.

Ahí, gente muy cercana al gobernador Juan Manuel Carreras López, dijo que algunos cuantos desvelados, que no son pocos, se les cuecen las habas por descubrir en donde está su corazoncito y en donde están depositados sus afectos respecto de quien, a finales del próximo año, podría ser el elegido para que el PRI lo registre y lo envié a competir en escasos 18 meses para buscar conservar la primera posición en el estado, la gubernatura por el ciclo 2021-2027.

Aspirantes sobran, y muchos. Tan solo en una mesa del Jardín del Campanario había Cuatro. Ya algunas encuestas locales han deslizado las posibilidades de varios de ellos que desearían ser tomados en cuenta. Lo que parecen ignorar, es que en esta ocasión no será el gobernador del estado el gran elector, sino que diversos factores internos y externos de una nueva realidad política nacional, local y regional, será la que configure una precipitante que empuje una candidatura sin garantizar nada a nadie.

Si el Güero no se rebela, sale y no se aparta de la ortodoxia política que todavía es un dictado imperante en el PRI, sus cuadros importantes y la militancia tricolor, suponian al día de hoy, que el candidato deberá surgir de sus propias filas y no que emerja de extrañas conveniencias o de pervertidas alianzas, como sucedió en 2018 con la candidatura de Xavier Nava a la presidencia municipal. Los priistas no se la perdonarían a Carreras, juraron.

Priistas valiosos con una amplia carrera política y trayectoria de partido los hay, es cuestión de que se reconozca sus méritos. Pero si Juan Manuel, se inclina por depositar la candidatura en manos de un tecnócrata o un brillante burócrata, San Luis Potosí estará condenado a continuar padeciendo más de lo mismo. De esos, estuvieron presentes en el festejo dos o tres con ese perfil.

“Si hacemos un análisis a vuelo de pájaro entre los priistas que no solo han sido leales al sistema, sino que tienen una historia y trayectoria política incuestionable, tanto en el partido como en el ámbito legislativo o la administración pública, confirmaremos que figuras como Carlos Jiménez Macías, Joel Ramírez Díaz, José Ramón Martel, Fernando Chávez Méndez, Alejandro Leal Tobías y Sara Rocha Medina, tienen la visa para cruzar la aduana”, deslizaron.

“Yo creo,- dijo un viejo priista,- que eso la sabe Juan Manuel,- pero el problema para el Güero es que no muestra color, salvo cuando se sonroja”. “Esa retórica entre priistas, en la que repentinamente al gobernador le brota su orgullo tricolor, pero igual le aflora su dudosa pertenencia al PRI, es en esencia lo que siembra la duda o la sospecha entre el priismo respecto de su procedencia e ideología”.

En el fondo, ese es el enigma y gran preocupación para los verdaderos priistas. El solo pensar que el gobernador tiene bajo la manga a un ex perredista disfrazado de panista y obstinado en pintarse hasta de Moreno porque su apellido es Nava, o porque tiene cuates intelectualoides de izquierda, pues entonces cualquier priista se acalambra, se desmoraliza y se desanima”, al menos algunos así lo reconocieron durante el pachangon en el que quedo de manifiesto que Elías Pecina Rodríguez, sigue haciendo bien su chamba.