El Huerto y el bosque del centro crecer para la vida de Rivas Guillén, han dado muy buenos resultados

13

 Con la participación de niñas, niños y adolescentes se sembraron hortalizas, diversidad de plantas y árboles frutales. 

* Actualmente debido a la contingencia, el cuidado del huerto y el llamado bosque lo realiza personal del Centro. 

 

Como parte de las actividades para promover el desarrollo de niñas, niños y adolescentes, así como para incentivar su interés por la autoproducción de alimentos, el Centro Crecer para la Vida ubicado en la colonia Rivas Guillén, del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia, ha desarrollado con muy buenos resultados un huerto comunitario y la siembra de árboles frutales en lo que se le ha llamado el bosque.

La idea del proyecto surgió para utilizar de manera óptima los espacios del Centro, así como para acercar a las y los participantes a la naturaleza y a la realización de actividades al aire libre, que se sabe contribuyen al desarrollo en diversos ámbitos de la vida, tales como aprender a estar en calma, comportarse más tranquilamente, motivar la creatividad y el pensamiento crítico. Al involucrarse en actividades de siembra y cuidado de plantas también se ha despertado el interés de cuidar el medio ambiente.

Previo a que se iniciará la siembra, se trabajó con las y los asistentes al Centro para conocer si estarían interesados en participar en este tipo de actividades y debido a que en su gran mayoría demostraron motivación para colaborar, se realizaron sesiones grupales de sensibilización para hablar de los beneficios de la siembra de hortalizas, plantas y árboles frutales.

En estas sesiones se les explicó que la siembra contribuye a una mejor alimentación, permite tener productos orgánicos, se mejora el medio ambiente e incluso es posible tener algún ingreso adicional, mediante la venta de las hortalizas o frutas que no se consuman en el hogar. En este mismo sentido, estas actividades permitieron fomentar conductas prosociales, como el trabajo en equipo, la comunicación, la escucha activa, los valores del respeto, cooperación y empatía.

En el huerto la primera plantación fue de rábanos, lechugas y acelgas, ya que son de rápido crecimiento y permitieron obtener resultados a corto plazo, para mantener la motivación de niñas, niños y adolescentes. Posteriormente se sembraron hortaliza de períodos largos de cultivo como: pepino, sandía, calabaza, maíz, jitomate, zanahoria, betabel y cilantro.

Asimismo en el huerto comunitario se sembraron algunas plantas medicinales como hierbabuena, menta, tomillo, romero, romero nuez, citronela, lavanda, albahaca y salvia. También se sembró caléndula que es una planta ornamental.

En cuanto al llamado bosque se sembraron 70 árboles de diferentes variedades frutales como la granada, cerezo, guayabo, limón, entre otros. En este caso, se pidió a cada participante que eligiera un árbol y realizará un dibujo con el título “Mi árbol y yo”.

Niñas, niños y adolescentes participaban tanto en la siembra, riego, cuidado y fertilización del huerto y el bosque, sin embargo, desde que inicio la contingencia por el Covid-19, el personal del Centro colabora con estas actividades, para mantener las cosechas y recolectar las hortalizas. Asimismo, cabe destacar que la producción del huerto se ha entregado a familias de las y los participantes durante este período de confinamiento.