El “Decálogo de Xavier Nava”

23

Esta semana fuimos convocados a la Unidad Administrativa Municipal UAM, y siendo honestos, esperábamos escuchar algo distinto, algo novedoso, apasionante o al menos guapachoso y más jacarandoso , al grado, que varios aventuraron a cruzar apuestas a que el Alcalde, Xavier Nava Palacios, o su Secretario, Sebastián Pérez, o ya de muy perdido, los alegres primos, el Tesorero y el Oficial Mayor de apellidos Portilla, saldrían a escena para presentar el ‘Capítulo IV de su Telenovela Barata’ “La Estafa con Gallardía”.

Una serie que por cierto, domingo a domingo nos deleita un espacio periodístico que anticipadamente publica datos oficiales, cifras, pelos y señales, así como inéditas declaraciones de funcionarios municipales a los que regularmente suele hacérseles bolas el engrudo dos días después, pues lo que “filtran sus gurús” luego resulta que estos servidores ni se la andan creyendo y ya ni de acordeón les sirve para su conferencia de prensa de los martes.

Esta vez no fue así. La convocatoria hecha a los medios de comunicación para asistir puntuales a la UAM, sería para dar a conocer “Los Diez Mandamientos” de la administración municipal panista-navista. Un decálogo que a simple vista está bien redactado y listo para ser colocado en Palacio y en la Unidad Administrativa Municipal, atreviéndonos a mencionar, que este gobierno difícilmente podrá honrar, veamos porqué:

¿Podrá el presidente municipal Xavier Nava Palacios, presumir de ser un hombre honesto cuando ha sido víctima de sus propias mentiras,

y que demostrado está que en su gestión como diputado federal capitalizó infinidad de propiedades que luego puso a nombre de su esposa para ocultar su patrimonio y evadir impuestos ante al SAT?

¿Puede ser honesto, un individuo como Xavier Nava, que en campaña prometió no subir impuestos o servicios y hoy justamente está haciendo lo contrario, es decir, buscar mecanismos para aumentar las tarifas del agua, incrementar el predial, aplicar cobros ilegales a los contribuyentes para favorecer a líderes constructores corruptos como al ex presidente de la CMIC?

¿Puede Xavier Nava ostentarse como un hombre honesto cuando sus propios funcionarios de primer nivel, Oficial Mayor y Tesorero han admitido haber recibido órdenes u oficios para realizar compras directas y sin concurso o bien para la adjudicación directa en la prestación de los servicios médicos de sus empleados, o igual, para la compra de gasolina durante tres meses consecutivos y que en millones de pesos representan fuertes cantidades no licitadas?

¿Podría el Alcalde Xavier Nava Palacios presentarse como un hombre razonable y justo, cuando en forma arbitraria, grosera y violando los más elementales derechos laborales y humanos despidió injustificadamente a cientos de trabajadores por el solo hecho de haber ingresado a trabajar en la pasada administración?

¿Podría el gobierno de Xavier Nava sobrellevar una convivencia armónica y pacífica después de que dejó sin sustento a cientos de hogares en donde las o los jefes de familia presumiblemente tenían alguna identidad política con el gobierno municipal anterior?

Podría Xavier Nava, decir que su decisión de despedir y dejar sin una fuente de ingresos a cientos de trabajadores estuvo regida por la ética, o bien, que estuvo sustentada en el respeto a los derechos laborales? ¿Podría sostener que es un Alcalde mesurado, que actuó

con objetividad y efectividad, cuando todos sabemos que el desenlace de su agresiva e irresponsable determinación terminará en un conflicto laboral legal que tarde o temprano tendrá que enfrentar y pagar?

¿Será posible que una personalidad como la de Xavier Nava, que habla del “respeto a la ley” pero que sistemáticamente la viola, la transgrede y la pisotea pueda desempeñarse en un cargo público como el que hoy ostenta? ¿A eso le llama él trabajar en equipo y con actitud de servicio, transparente austero y eficaz? ¡Por Dios!

Bien decía el maestro Fidel Briano (qepd)… ¡Pooobres potosinos!