Comienza a disminuir corriente de Ríos

11

· Los caudales de los ríos Amajac y Moctezuma han disminuido durante la noche.

· No hay pérdidas humanas que lamentar, solo daños en enseres domésticos.

· Protección Civil mantiene la vigilancia en las poblaciones cercanas a los afluentes de la zona.

Luego del desbordamiento de los ríos Amajac y Moctezuma, en el municipio de Tamazunchale, el director general de la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPC) Ignacio Benavente Duque, dio a conocer la evaluación actualizada de daños en la zona afectada.

Explicó que al arribo del personal de Protección Civil el día de ayer, se visitaron dos refugios temporales, uno instalado en el casino ganadero de Tamazunchale y el otro en una casa particular, donde actualmente se encuentran integrantes de dos familias afectadas por las lluvias.

En el albergue ubicado en el casino ganadero, pasaron la noche 15 personas, que al momento, son atendidas por personal de los servicios de salud que cumpliendo con todos los lineamientos y protocolos de sana distancia, verifican el estado físico y emocional de las y los ciudadanos, además de comprobar que tras la revisión, ninguno presenta sintomatología de Covid-19. Cabe señalar que en ambos lugares, se entregaron colchonetas y cobijas como parte del apoyo.

Dentro del censo de daños en la zona afectada se revisaron las casas en donde en un primer momento, había subido el agua hasta un metro, y que al día de hoy ya se encuentran secas. Pese al afluente, no se registraron lesionados ni pérdidas humanas que lamentar, solamente se tiene reporte de bajas materiales como enseres domésticos.

Benavente Duque indicó que el monitoreo de los poblados adyacentes a los ríos se mantendrá durante los próximos días, evaluando las condiciones y el riesgo que pudieran representar, pues aunque el afluente ya comenzó a disminuir de manera significativa, no se puede bajar la guardia ante las precipitaciones pronosticadas para el fin de semana. Reiteró a la población la necesidad de extremar precauciones y mantenerse alejados ante la subida de ríos.