Al menos 12 muertos en derrumbe de edificio

5

YA, NIGERIA, jueves 14 de marzo 2019, actualizada 9:03 am

Al menos 12 personas han muerto, la mayoría niños, tras derrumbarse ayer un edificio de tres plantas que albergaba una escuela de educación primaria en la ciudad de Lagos, en el suroeste de Nigeria, informaron las autoridades.

Según dijo un funcionario del Gobierno estatal que pidió anonimato, los servicios de emergencia del estado de Lagos cifran el número de muertos en 12, la mayoría niños en edad escolar que estaban tomando clase en el momento del suceso.

Según testigos, había hasta 100 niños en los pisos superiores de la escuela al momento del siniestro.

Los equipos de rescate ya han evacuado entre los escombros a más de 50 personas, entre ellas al menos ocho heridas, según declaró el portavoz de la Policía Baba Elkana.

Anteriormente, el Gobierno de este estado había indicado en su cuenta de Twitter que “las operaciones de rescate” estaban en marcha “en un edificio que ha colapsado en el área de Lagiaji, en la isla de Lagos”.

Se trata de un inmueble de tres plantas, que albergaba una escuela de primaria, situado en la isla de Lagos, un núcleo de la ciudad conectado por carretera con el resto de la urbe y que hace de dique de la albufera del mismo nombre.

Cientos de curiosos se amontonaron en el lugar de los hechos, donde a primera hora de la tarde una excavadora retiró parte de los escombros para dar inicio a las tareas de búsqueda.

Los niños rescatados con vida fueron evacuados en camillas y trasladados a hospitales cercanos.

El derrumbe de edificios es bastante común en las zonas populares de Lagos, una de las mayores ciudades del mundo con más de 23 millones de habitantes.

En 2016 un edificio en construcción de cinco plantas se derrumbó en el barrio Lekki de Lagos, matando a más de 30 personas, y en septiembre de 2014 80 personas fallecieron tras venirse abajo un inmueble que resguardaba una popular iglesia evangelista.

En horas, de la alegría al luto
Las angustiadas familias rodeaban los restos del edificio, que albergaba una escuela primaria, con la esperanza de encontrar a más niños con vida en medio de los escombros.

Horas antes se registraron escenas de júbilo cuando se rescató a un hombre con vida. Pero el estado de ánimo cambió drásticamente alrededor de una hora después, al ser extraído el cuerpo de otro hombre de entre los escombros. El rescate de una mujer que fue llevada en camilla a una ambulancia fue recibido entre gritos de “¡No está muerta!” en la lengua local yoruba.

El llamado a oración se escuchó por la tarde mientras cientos de personas esperaban ansiosamente en el vecindario Ita Faji, intentando ayudar en las labores de rescate. Utilizando linternas, algunas personas sacaron de entre los escombros lo que parecían ser ropas. Un bebé lloraba.

“Le conmueve a uno perder vidas preciosas en cualquier tipo de accidente, en especial siendo tan jóvenes”, dijo el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari.

Previamente, AP mostró un video en el que cientos de personas que acudieron al lugar aplaudían a los trabajadores de rescate que portaban chalecos amarillos, los cuales retiraban de entre los escombros a niños asustados y cubiertos de polvo. Pero la multitud guardaba silencio cuando otros eran sacados inertes en los hombros de los rescatistas.

Los niños fueron trasladados en ambulancias. Un hombre colocó sus manos sobre la cabeza de un sobreviviente en señal de bendición.

Al lugar llegó más equipo a medida que se acercaba la noche. Ibrahim Fainloye, portavoz de la Agencia Nacional para el Manejo de Emergencias, informó que 37 personas fueron extraídas con vida y se recuperaron ocho cuerpos de entre los escombros. Un número indeterminado de personas permanecen desaparecidas.