Acusa CIDH que en Chile se han violado los derechos humanos

8

El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Paulo Abrao, afirmó el miércoles que desde el estallido social en Chile hace 34 días se han violado los derechos humanos durante la represión de las multitudinarias protestas en reclamo de mejores condiciones de vida.

El desproporcionado uso de la fuerza policial ha dejado más de 2,500 heridos y más de 220 jóvenes ciegos de un ojo, según denuncias del autónomo Instituto Nacional de Derechos Humanos y del Colegio Médico local, lo que llevó a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, a la CIDH y a la organización Human Rights Watch a enviar representantes a Chile para observar la situación en el terreno.

“Hay violaciones a los derechos humanos. Nuestra misión está registrando y documentando un conjunto de informaciones, denuncias y testimonios y también estamos escuchando”, dijo Abrao a radio Cooperativa.

Agregó que “hay situaciones muy concretas: personas fallecidas, que fueron heridas, personas que están informando abusos por parte del accionar de los carabineros (policía)” además de centenares de detenidos. Abrao sostuvo que el gobierno del presidente Sebastián Piñera está “colaborando íntegramente” con la CIDH.

Piñera admitió tres días atrás que en algunos casos no se respetaron los protocolos, hubo un uso excesivo de la fuerza y se cometieron abusos o delitos.

La noche del martes una joven universitaria resultó herida en una pierna por una bala disparada por policías cuando intentaban dispersar a una turba que atacaba con piedras y palos un vehículo policial, relató una compañera. El coronel Andrés Merino aseguró que los tres funcionarios de la patrulla usaron sus armas de fuego “en una legítima defensa”.

El lunes un joven recibió tres perdigones en una pierna, el tórax y el esófago en el vecino puerto de Valparaíso.

Desde el estallido social que remeció a Chile el 18 de octubre y que fue seguido por incesantes y masivas protestas que se suceden casi a diario en demanda de mejoras sociales -en las que hay presencia de enmascarados que saquean y se enfrentan con la policía- se han registrado 26 muertos y miles de lesionados.

Las crecientes denuncias por el desborde policial en la represión obligaron al director de esa fuerza, Mario Rozas, a anunciar la noche del martes la suspensión temporal del uso de las escopetas antidisturbios que disparan balines y perdigones, en ocasiones a la cara, dijo a The Associated Press el vicepresidente del Colegio Médico, doctor Patricio Meza.

Rozas afirmaba que sus hombres disparaban municiones de goma. Pero luego admitió que la información técnica proporcionada por su proveedor de municiones de 12 milímetros -que al dispararse se dividen en 12 perdigones de ocho milímetros – no coincide con los antecedentes entregados por expertos de la Universidad de Chile y por su propio Laboratorio de Criminalística. No explicó en qué difieren y dijo que el tema será reevaluado cuando obtenga los resultados de estudios que encargaron al extranjero.

La Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de esa universidad precisó que “los perdigones analizados contienen un 20% de caucho y 80% restante corresponde a otros compuestos” que identificó como sílice, sulfato de bario y plomo.

“Lo más probable es que nosotros deberemos recomendar medidas que tengan que ver con el establecimiento de la verdad, la debida reparación a las víctimas, la garantía del acceso a la justicia… y también algunas medidas de no repetición”, concluyó Abrao.

La víspera un grupo de diputados opositores presentó una acusación constitucional contra Piñera para buscar su destitución por supuestas violaciones a los derechos humanos durante los primeros días de la crisis, cuando sacó a los militares a la calle. Pero no se espera que la acción prospere porque necesita de los votos de los dos tercios del Congreso.